Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 27 de noviembre de 2022
  • Actualizado 17:06

El Gran Movimiento llega en diciembre tras 15 festivales y cuatro premios

El segundo largometraje de Kiro Russo levantó expectativa desde que marcó el regreso del país al Festival de Venecia después de casi tres décadas de ausencia.

Fotograma de “El Gran Movimiento”, filmada íntegramente en un formato de 16 milímetros. PABLO PANIAGUA
Fotograma de “El Gran Movimiento”, filmada íntegramente en un formato de 16 milímetros. PABLO PANIAGUA
El Gran Movimiento llega en diciembre tras 15 festivales y cuatro premios

“El Gran Movimiento” es tal vez la película boliviana más importante de este 2021, al menos si se considera como criterios el alcance internacional, la presencia en los circuitos más relevantes del cine universal y la atención generada en distribuidoras extranjeras. Después de estar en 15 festivales de Europa y América y ser galardonado con cuatro premios, el segundo largometraje de Kiro Russo se estrenará finalmente el 23 de diciembre en salas locales. 

A esta expectativa se le suma que la cinta será la representante de Bolivia para postular a una nominación en los premios Oscar 2022, en la categoría de mejor película internacional, según anunció esta semana la Asociación de Cineastas de Bolivia. 

Definida como una “sinfonía de la ciudad de La Paz”, “El Gran Movimiento” sigue a un enfermo minero, Elder Mamani (Julio Ticona, quien interpreta a su mismo personaje de “Viejo Calavera”, el primer largo de Russo); mientras un chamán-vagabundo, Max, intentará ayudarlo en su recuperación de la extraña enfermedad, todo ello teniendo a La Paz y sus imponentes imágenes como un tercer protagonista. 

Russo declaró que recibió influencias del grupo de películas de la década del 20, conocidas como “sinfonías de la ciudad”, una mirada a las grandes metrópolis que se consolidaban a principio del siglo XX, siendo una de las favoritas del paceño “El hombre de la cámara” (1929) del soviético Dziga Vertov. “Hacer una sinfonía contemporánea para mí era muy importante, traer ese tiempo a la actualidad y a nuestra ciudad”, declaró el cineasta.

PREMIOS Y PRESENCIA EN FESTIVALES

El buen presagio con “El Gran Movimiento” comenzó desde que se anunció que sería parte del programa de la edición 78 del festival más antiguo del mundo, el de Venecia, marcando el retorno de una película boliviana en el certamen después de 26 años. En el prestigioso encuentro — uno de los tres más importantes del globo, junto al de Cannes y Berlín — ganó el Premio Especial del Jurado en la sección Horizontes, además del reconocimiento Fondazione Fai Persona Lavoro Ambiente a la mejor película con temática de trabajo y medio ambiente.

Desde entonces, el filme ha sido agendado en el programa de unos 15 festivales de Europa y América, entre los que se pueden destacar el de San Sebastián en España (dentro de la sección Zabaltegi-Tabakalera), el de Nueva York (Estados Unidos) y Valdivia (Chile). En noviembre, “El Gran Movimiento” se estrenará en al menos otros seis certámenes alrededor del mundo, como el Festival de Ginebra (Suiza), la Viennale de Viena (Austria), Márgenes de Madrid (España), Nantes (Francia) o ICA London (Reino Unido). 

A los dos galardones mencionados, se sumó ayer el de mejor dirección para Russo en la novena edición del Bosphorus Film Festival de Turquía; además del premio especial del jurado en el Festival Villa Medicis, de la Academia de Francia en Roma (Italia).

ESTRENO EN NORTEAMÉRICA

Gracias a la adquisición de la distribuidora internacional KimStim “El Gran Movimiento” se estrenará en salas de Estados Unidos y Canadá a mediados de 2022. “Estuvimos totalmente impresionados por la cinematografía e hipnótica visión de Russo y pensamos que fue uno de los trabajos más intrigantes de proyectos en el Festival de Cine de Nueva York el último mes”, declaró el propietario de KimStim, Ian Stimler, para el medio Variety. 

La venta fue realizada por la compañía de ventas y distribuidora con sede en Bélgica, Best Friends Forever, quien había comprado los derechos en julio de este año. “La película es una atrapante inmersión en la ciudad de La Paz y la vida de su gente más invisible, en un mundo que nunca vemos”, dijeron a Variety Martin Gondre y Charles Bin, cofundadores de Best Friends Forever. “Anclado tanto en la realidad como en la fantasía, el filme es llamativo por el modo en que crea un nuevo lenguaje cinematográfico, mientras mantiene el suspenso”, añadieron.

PECULIAR PRODUCCIÓN

Otra característica que hace de “El Gran Movimiento” una singular película fue su titánica labor de producción. Por un lado, al haber filmado la cinta íntegramente en el formato de Súper 16 milímetros — una decisión estética, un sueño para cualquier cineasta contemplaba enviar los rollos de cinta para su postproducción, un material hipersensible que además no le permite al director cometer errores. Por el otro, está el rodaje que se realizó, en parte, en plenos conflictos sociales postelectorales de 2019. 

“Hay que recordar que hubo un momento en que había gente renegando por unos argentinos que supuestamente habían llegado a filmar, que estaban inventando noticias, que el MAS estaba inventando noticias, que la derecha estaba inventando noticias. Todo el tiempo creían que nosotros éramos esos y la verdad es que nunca había sentido tanta violencia hacia nosotros, con insultos. Nos filmaban con el celular súper violentamente e insultaban a muchos de los personajes principales de la película”, recordó Russo en una entrevista con La Ramona. 

Finalmente, la postproducción tuvo que realizarse en medio de la pandemia. En el montaje, el equipo se quedó atrapado cinco meses en Buenos Aires por la pandemia. “Estaba planeado ir dos meses a montar y terminamos quedándonos cinco. Pero valió la pena. Dio la posibilidad de mostrar a más personas y de poder reflexionar más profundamente en el proceso de montaje”, apuntó el director al tiempo de confesar que las reuniones, forzadamente virtuales, hizo perder fluidez en el proceso, pero “se aprendió a postproducir de una manera diferente”. 

“El Gran Movimiento” tuvo una inversión de 300 mil dólares, de acuerdo al medio paceño La Razón. Se produjo también con el apoyo del extinto Programa de Intervenciones Urbanas (PIU), el Fondo Concursable Municipal de Promoción al Desarrollo, Salvaguarda y Difusión de las Culturas y las Artes (FOCUART) y otros fondos internacionales de Qatar, Francia o Argentina.