Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

Fotografías y periódicos reviven la Guerra del Agua, tras 22 años

Una muestra emplazada en la exgobernación guarda recuerdos y memorias del conflicto popular. Óscar Olivera y Omar Fernández recuerdan los hechos que ocurrieron en la Llajta.
Óscar Olivera señala una fotografía del edificio de los fabriles en el que están los  dirigentes de la Coordinadora. DICO SOLÍS
Óscar Olivera señala una fotografía del edificio de los fabriles en el que están los dirigentes de la Coordinadora. DICO SOLÍS
Fotografías y periódicos reviven la Guerra del Agua, tras 22 años

Una exposición de fotografías y notas de archivo, junto a una reproducción de las principales formas de protestas, recuerdan el fin de la Guerra del Agua, concluida hace 22 años atrás, cuando se abrogaba la Ley 2029 que cedía un servicio público, como es la gestión del agua, a la trasnacional Aguas del Tunari. 

Óscar Olivera y Omar Fernández, dos de los principales protagonistas de la revuelta, inauguraron la muestra en un acto en el que también estuvo presente el gobernador de Cochabamba, Humberto Sánchez. 

Recordaron los momentos que cada una de las fotografías y reportajes inmortalizó, así como la sala que emula los elementos de las barricadas; todo ello, montado en la Casa Departamental de Culturas (exgobernación, en la plaza 14 de Septiembre). 

"Esto rejuvenece a la gente, aquellos que hemos estado hace 22 años. A uno lo anima a seguir luchando y recuerda el sacrificio de la gente que hizo posible que el agua siga siendo gestionada por las comunidades campesinas y que el agua es un derecho fundamental que no se puede entregar a ningún particular", manifestó Olivera, a tiempo de descubrir el grabado conmemorativo realizado por el artista Ángelo Benito Guzmán, con el que se inauguró la muestra. 

"La falta de agua para el Valle Alto y que en Misicuni no se construyeron todavía los canales de riego, nos obliga a seguir exigiendo, luchando lo que para Cochabamba significa la producción de alimentos, usos y costumbres del agua que los organizamos desde las comunidades", aseguró por su parte Fernández. 

La Guerra del Agua inició el 12 de enero de 2000 con un bloqueo de caminos a cargo de la Federación Departamental de Regantes. 

El 4 de febrero, la Coordinadora convoca a una toma pacífica de la ciudad, la cual deriva en una represión policial contra la población y se agrava el conflicto. 

El 4 de abril, la Coordinadora del Agua convoca a bloqueos de carreteras y un paro indefinido para exigir que Aguas del Tunari se vaya y se modifique la Ley 2029. Al tercer día del paro se reanudan las negociaciones. 

Del 7 al 11 de abril, el estado de sitio agrava la situación; se desata la Guerra del Agua, muere Víctor Hugo Daza y hay varios heridos. 

El 11 de abril, el Parlamento aprueba la ley con las modificaciones propuestas por la Coordinadora y al día siguiente se levantan los bloqueos.

El conflicto llamó la atención mundial e incluso se realizaron dos películas internacionales, el documental "La corporación" y "También la lluvia".