Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 26 de enero de 2021
  • Actualizado 21:38

LA PELÍCULA LE DIO UNA NOMINACIÓN AL ACTOR DESPUÉS DE 20 AÑOS

Filme que le ‘cambió la vida’ a Tom Hanks, en salas locales

Tom Hanks en su papel de Mister Rogers.
Tom Hanks en su papel de Mister Rogers.
Filme que le ‘cambió la vida’ a Tom Hanks, en salas locales

Tom Hanks lleva más de cuatro décadas haciendo cine, televisión y teatro, pero ha sido su último papel, en la película “Un buen día en el vecindario”, el que le ha cambiado la vida. Nominado por primera vez al Oscar en casi 20 años, su interpretación del mítico presentador Mister Rogers ha sumergido al actor en un vital viaje hacia la introspección.

“Aprender de un papel es una cosa, pero sentirse constantemente desafiado cada día del resto de tu vida por lo que aprendiste, es otra muy distinta”, explicó Tom Hanks durante una entrevista concedida a EFE.

La película, que le dio una nominación como mejor actor secundario a Hanks después de “El Náufrago” (2001), se proyecta desde ayer en salas de cuatro cines de la ciudad. 

Puede ser vista en su versión original en el Prime Cinemas (a las 21:30 horas), en el Cine Norte (21:15) y Center (10:50, 14:55 y 19:00). Mientras que el SkyBox ofrece su versión doblada (10:50, 14:55 y 19:00). 

 Vestido siempre con su icónico cárdigan rojo, Mister Rogers fue, durante 30 años, un ejemplo de sabiduría y benevolencia para millones de niños norteamericanos que le seguían a través de la pantalla.

Dieciséis años después de su muerte, sus enseñanzas de bondad, paciencia, perdón y empatía vuelven a cobrar vida a través de la personificación verosímil de Tom Hanks.

   Pero aunque los productores y guionistas de la película supieron desde el principio que Hanks era la elección perfecta para traer de vuelta a una figura tan querida, el actor no lo tuvo tan claro.

“Para mí, interpretar a Mr. Rogers no fue algo natural. Me intimidaba y me preocupaba acabar haciendo una mera imitación en lugar de llegar a las motivaciones más profundas del guión”.

 De hecho, reconoció que cuando leyó el primer guión, que se había empezado a gestar hace una década, sintió que “no tenía ningún estímulo creativo”.

No fue hasta que, años más tarde, la cineasta Marielle Heller se sumó al proyecto como directora y logró cambiar la perspectiva del actor.

 “Cuando Marielle me dijo que quería hacer una película sobre los hombres y sus sentimientos, fue entonces cuando me di cuenta de que estaba creando algo mucho más sustancial de lo que yo creía”, dilucidó.

Así, Hanks, que admitió haber estado esperando la oportunidad para trabajar con ella desde su debut como directora con “Diario de una chica adolescente” (2015), decidió aceptar el papel.

Una emotiva interpretación que acabó convirtiéndose en un intenso e inesperado ejercicio de introspección.