Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de junio de 2024
  • Actualizado 12:57

La fiesta de los columpios cierra Todos Santos

Una mujer se columpia en una wallunk’a, en Vinto. DICO SOLÍS
Una mujer se columpia en una wallunk’a, en Vinto. DICO SOLÍS
La fiesta de los columpios cierra Todos Santos

Todos Santos cerró ayer con una tradicional fiesta de columpios que se avivó en el Valle Bajo de Cochabamba.

Después del mediodía del jueves, hubo un vaivén de polleras en los gigantescos columpios que armaron los comunarios de Motecato, al norte de Vinto.

Había una hilera de wallunk’as en el Paseo de Vargas Linde, un lugar donde la gente acostumbra columpiar después de que se van los difuntos.

Muchas mujeres e incluso hombres se subieron a las wallunk’as y fueron balanceados hasta alcanzar premios con sus pies.

Las estructuras de los columpios fueron hechas con materiales tradicionales de la zona, como troncos de eucalipto y sogas de cuero. Esta tradición volvió a cobrar fuerza ahora que la pandemia está dando tregua.

Antes del brote de coronavirus, la fiesta de la wallunk’a en Vinto era una de las más importantes del departamento y se celebraba con comparsas y comida tradicional.