Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 04:28

Festival de música experimental propone renovados sonidos

Retrovisor, Daniel Abud, De la Puta Electronics y Zion Futbol Club son las cuatro bandas que experimentan con el hardware.

Una de las propuestas musicales que se podrán ver en el festival del viernes. ARCHIVO
Una de las propuestas musicales que se podrán ver en el festival del viernes. ARCHIVO
Festival de música experimental propone renovados sonidos

Cuatro bandas proponen renovadas formas de creación musical en el Festival de Música Experimental Modos Eléctricos que se llevará a cabo el viernes 10 de diciembre, desde las 18:30 horas en el Centro de Administración Cultural Fearless (calle Huallparrimachi No. 1850).

De la Puta Electronics, Daniel Abud, Retrovisor y Zion Futbol Club son los cuatro proyectos que conforman el encuentro musical, que reúne a creadores que experimentan particularmente con el hardware, con el espíritu de producción del “hazlo tú mismo”. 

Cada una de las agrupaciones tiene sus raíces en los años 90, pero traen al festival ritmos que se vienen escuchando en escenarios alternativos entre los últimos seis y dos años. Sus estilos se enmarcan en los subgéneros del synth, noise, experimental, minimal, darkwave y punk.

Las producciones de cada banda están disponibles en plataformas como Soundcloud y Bandcamp.  

Este tipo de expresiones musicales cuentan con sus propios espacios laterales de producción y reproducción alternativa, sin embargo, en palabras de uno de los artistas, Huáscar Rodríguez, se ha planteado este evento para difundirla a otros tipos de públicos, no acostumbrados a las alternativas de los convencionalismos. 

En cuanto a la huida musical de los centros de producción dominantes y los lugares comunes, Rodríguez opina:

“En realidad, es una utopía, porque actualmente en Cochabamba estamos viviendo una especie de hegemonía compuesta por propuestas que no salen del convencionalismo y de la ñoñez. Esto se percibe con muchos ámbitos, desde el ‘rock’ hasta el neo folk, pasando por la trova y ramas afines que repiten tediosamente estilos aburridísimos y carentes de ninguna innovación, ni potencia, sin mencionar a los eternos ‘tributos’. Además, el público cochabambino, en general, es famoso por ser difícil”.