Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 13 de diciembre de 2019
  • Actualizado 22:01

Exsoldados liberan dolor y culpa en cuadros

El fotoperiorista Quique Kierszenbaum presenta la obra.	      EFE
El fotoperiorista Quique Kierszenbaum presenta la obra. EFE
Exsoldados liberan dolor y culpa en cuadros

TEL AVIV/EFE Exsoldados israelíes decidieron salir del anonimato en una muestra del fotoperiodista uruguayo Quique Kierszenbaum, en la que abren a los visitantes una puerta a sus experiencias en el Ejército, sus arrepentimientos y llama a reflexionar sobre el costo humano de la ocupación.

“Chicos de 18 años se encuentran luchando contra civiles y ese es el primer crimen de la ocupación, que nos fuerza a realizar cosas inmorales que ninguno de nosotros quiere”, expresó Sur Patishi, parado frente a una foto suya, acompañada por un testimonio autocrítico sobre su experiencia.

Patishi, que sirvió como combatiente en Cisjordania ocupada entre los 2011 y 2014, es uno de los exsoldados que revelan su identidad por primera vez, tras haber brindado sus testimonios de forma anónima en los últimos años.

Es parte de los 22 exsoldados, hasta ayer anónimos, junto a otros 30 que ya habían dado a conocer su identidad que forman parte de la ONG Rompiendo el Silencio, que publica desde 2004 testimonios de exmiembros del Ejército israelí sobre presuntos crímenes cometidos por ellos o sus compañeros en los territorios palestinos.

Sus relatos cuentan con nombre, apellido y rostro, tras un trabajo de más de 10 años por parte de Kierszenbaum, que nombró a la exposición Revelados y que desde hace 22 capta el conflicto.