Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 16:05

ARTES PLÁSTICAS /// 26 REPUJADOS REPRESENTAN LA CULTURA, ÉTICA E HISTORIA DEL PAÍS MEDIO ORIENTAL.

Exhiben pinturas de arte persa e iraní

Exhiben pinturas de arte persa e iraní


26 modelos de cuadros de arte persa e iraní son expuestos en una muestra de diseños con relieve, en el salón principal de la Casona Santiváñez (calle Santiváñez esquina Ayacucho). El ingreso es libre y la muestra puede ser visitada hoy de 08:00 a 12:00 horas y de 14:30 a 18:30.

La actividad es organizada por el Club de Jóvenes Emprendedores Bolivia.

Las piezas están hechas con la técnica artesanal del repujado, que consiste en darle volumen (relieve) a un diseño trazado en una lámina de aluminio, metal, cuero u otros materiales manipulables.

El diseño de las imágenes se caracteriza por tener una primera impresión de alta calidad sobre la que se superponen láminas especiales, bañadas con químicos para que soporten el arte manuscrito y tengan tonalidades metálicas.

Según uno de los miembros del Club, Juan Gabriel Chávez, el objetivo que persigue la exposición es “hacer conocer uno de los logros y aprendizajes recibidos en el Club en la etapa de importación para su formación empresarial, trayendo cuadros de origen iraní a Cochabamba”.

Según Chávez, todas las piezas son réplicas de los últimos cuadros que quedaron de una fábrica de artesanos persas.

El arte persa es conocido también como miniaturas persas, que son pinturas sobre la ilustración de un libro o una obra de arte independiente destinada a ser guardada en un álbum de esta misma obra.

Persia es una región histórica de Oriente Medio y actualmente en ese territorio está la República Islámica de Irán.

Algunas imágenes están inspiradas en la literatura romántica y otras en personajes de la Antigua Persia, a través de la representación del rey Ciro II el Grande, además de príncipes y héroes.

También se muestran gráficamente características de la era de Safavid, Afshariyeh y Zandieh, donde tener una piel suave, un cuerpo esbelto y el cabello largo y rizado eran los criterios de belleza.

Otra forma de representar la belleza femenina para la cultura iraní son los rostros perfectamente redondos en clara comparación con el sol; labios pequeños acompañados de un lunar; grandes ojos almendrados y la uniceja.

Cada obra encierra una historia que puede ser comprendida a través de significados propiamente persas. “Por ejemplo, para esa cultura, la granada es una fruta que representa fertilidad y amor; la uva es sinónimo de riqueza y la madre es representada por la luna”, manifestó Chávez.

Están presentes dos cuadros del artista persa Mahmoud Farschian. Inspirados en la literatura romántica representan el lado bueno y malo de la vida, a través de la defensa de un hombre a un ciervo herido. Otra obra refleja la historia de un esposo que le es infiel a su pareja.

La única obra que sale del contexto oriental pertenece al pintor francés Michel Rauscher, en la que plasma a la cultura africana.

Los cuadros se presentan en cuatro tamaños. Los más grandes miden 83x59 centímetros y los más pequeños 21x21.

La exposición permanecerá abierta hasta el 11 de febrero.