Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 21 de junio de 2021
  • Actualizado 15:49

Esperan que reglamentación de Ley del Cine entre en vigencia en 2022

Unos 600 trabajadores audiovisuales a nivel nacional trabajan en el documento que estará listo para la primera quincena de abril, pero que debe pasar después por trámites.
Imagen genérica de la presentación de un evento cinematográfico en La Paz.  ADECINE
Imagen genérica de la presentación de un evento cinematográfico en La Paz. ADECINE
Esperan que reglamentación de Ley del Cine entre en vigencia en 2022

La Coordinadora Nacional del Cine y el Audiovisual Boliviano (CAB) espera tener lista para la primera quincena de abril la reglamentación de la Ley del Cine y Arte Audiovisual Bolivianos, promulgada en diciembre de 2018. Sin embargo, todavía tiene un largo camino burocrático por recorrer, por lo que se prevé que entre en vigencia en 2022.

“Para no crear falsas expectativas, será los primeros meses de 2022”, indicó el director de la Agencia de Desarrollo del Cine y Arte Audiovisual Boliviano (Adecine), Germán Monje, en una entrevista anterior a este medio. La misma fecha tanteó ayer Roberto Barrios, miembro representante de la CAB, institución creada en 2019 y que se presenta como el ente de mayor representación legítima del sector, al agrupar a la mayor parte de organizaciones del cine y audiovisual, según se puede leer en un comunicado difundido por el colectivo. 

Participan en la redacción de la reglamentación de la Ley del Cine 20 organizaciones nacionales y regionales de los subsectores de realizadores y guionistas, productores, trabajadores técnicos y el cine indígena originario campesino, “sumando más de 600 trabajadores del sector activo del cine y audiovisual boliviano”. 

“(la Ley del cine) Debe entrar a las instancias de revisión en Adecine, luego al Ministerio de Culturas que después lo pasa a UDAPE (Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas) que luego dará observaciones o recomendará su aprobación. Después de eso pasa al consejo de ministros para su aprobación por decreto supremo”, explicó Barrios a OPINIÓN.

La nota de prensa es, en gran medida, una aclaración a la situación de la Ley, después de que la Asociación de Cineastas de Bolivia (Asocine)y la Fundación Cinemateca solicitaron su desafiliación el pasado lunes 29 de marzo a la CAB por la “actitud totalmente pasiva para hacer avanzar a la Ley”, según su difundida carta de renuncia. 

“Actualmente, la CAB mantiene contacto y coordinación con el subsector de distribuidores y exhibidores de cine representados por la Cámara de Empresarios Cinematográfi- cos de Bolivia que aglutina a este subsector, con la intención de coordinar un documento consensuado de la reglamentación de la Ley 1134 y coordinar la elección de los representantes de la cadena cinematográfica de Bolivia ante el consejo asesor del cine y arte audiovisual bolivianos”, se señala en el documento de la CAB.

La industria del cine ha tenido un significativo avance en países vecinos como Argentina o Chile, a partir de la experiencia de una ley de cine que permita que el sector se autorregule.