Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de octubre de 2022
  • Actualizado 00:09

“Enjambre de libros” se acerca con el doble de participantes

El evento se desarrollará del 11 al 13 de noviembre en la ciudad y será escena- rio del Primer Ciclo de Formación para la Industria Librera y Editoral (FILE).
Una actividad desarrolla en el marco de una versión pasada de Enjambre de Libros. ARCHIVO
Una actividad desarrolla en el marco de una versión pasada de Enjambre de Libros. ARCHIVO
“Enjambre de libros” se acerca con el doble de participantes

Enjambre de Libros, la feria de la edición independiente boliviana, inició la cuenta regresiva para su llegada a Cochabamba, esta vez con el doble de participantes que en su última versión.

Desde la organización detallaron que las postulaciones para participar en las dos versiones que tendrá la muestra ferial “fueron casi el doble de las del año pasado, llegando a ser en total más de 60 postulantes entre talleristas, expositores y autores autopublicados; quienes nos acompañarán en esta edición (…)”.

Esta actividad se llevará a cabo en La Paz, inicialmente, del 3 al 6 de noviembre, en el Centro Cultural de España y luego en Cochabamba, del 11 al 13 de noviembre, en el Centro Cultural Fearless de la Alianza Francesa.

DETALLES

El Enjambre de Libros es una alianza entre editoriales que tiene por objetivo acoger proyectos impresos y editoriales independientes que están en crecimiento o que se están consolidando.  

La iniciativa de este evento es de visibilizar las alternativas editoriales nacionales e internacionales.

Este año prevén diferentes actividades, entre las más importantes están el Primer Ciclo de Formación para la Industria Librera y Editoral (FILE), por editoriales extranjeras como Caja Negra, Godot, la Coop, El Fakir y Hueders.

ILUSTRACIÓN

Este año, la ilustración del evento fue elaborada por la artista Diana Val. Utilizó una estética cyberpunk y con tipografía de aesthetic japonesa para presentar a personajes fantásticos como un unicornio, un animal mitológico que representa a esta versión; una deidad femenina, reflejada en diferentes pantallas; y una vizcacha que porta una falda de cholita cochabambina con detalles de la arquitectura de Freddy Mamani.