Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 10 de agosto de 2022
  • Actualizado 16:43

Las enigmáticas figuras andinas de Rosemary Achata se exponen en Casa Toscana

La artista paceña expone unos 20 cuadros de su exposición "Wara Wara". 
"Karwani", uno de los cuadros que hacen parte de la muestra.    ROSEMARY ACHATA
"Karwani", uno de los cuadros que hacen parte de la muestra. ROSEMARY ACHATA
Las enigmáticas figuras andinas de Rosemary Achata se exponen en Casa Toscana

La artista plástica paceña Rosemary Achata (1990) expone desde mañana, presencial y virtualmente, su muestra "Wara Wara" en la galería de arte Casa Toscana (calle Santiváñez entre Junín y Ayacucho), donde ha emplazado unos 20 de sus cuadros que enseñan a enigmáticos y mágicos personajes andinos, fusionando un estilo autóctono con otro místico. 

La exposición presencial se inaugurará mañana a las 19:00 y estará disponible hasta el 20 de julio, mientras que la muestra virtual se puede visitar en una de las salas de la plataforma digital de Casa Toscana, hasta el 30 de septiembre. La galería está abierta de las 16:00 a las 20:00, de lunes a viernes, y los fines de semana con cita previa.

Achata contó que el nombre de la muestra hace referencia a una de las muchas leyendas que su abuela le contaba sobre la mitología y cosmogonía aymara. "Wara wara constituía para mi abuela un complejo de seres ligados a nuestros antepasados, quienes bajaban de alguna parte alta de los cerros, encabezados por uno que tocaba una especie de campana anunciando su paso. Al líder lo seguían un conjunto muy variado de músicos y bailarines, cuyo camino terminaría en el lago. Solo las personas con capacidades extrasensoriales eran capaces de verlos o escucharlos, una de ellas mi abuela", explicó. 

"Camalero"
"Camalero"

Así Achata pinta para esta exhibición danzas típicas, bailes, personajes del folclore, pero en un entorno dotado de colores propios que le añaden una seña distintiva a su obra. Paddy Viscarra definió los cuadros como "una reflexión enigmática del pensamiento mágico andino". 

Por su parte, el galerista de Casa Toscana, Rodrigo Velarde, enmarca el trabajo de Achata en la corriente "figurativa contemporánea", sin embargo y a "diferencia de otros en esa línea pictórica", plantea una "reflexión existencial profunda; quizás porque ha vivido contrastes, en la relación antagónica entre el altiplano y el bullicio de la ciudad, con un imaginario social casi surreal. Su inmensa sensibilidad se reconoce en sus trazos y manejo del color.  Su obra se mueve entre el dibujo y la pintura, siempre en busca de un lenguaje plástico que permita representar sensaciones, que relate sus introspecciones".