Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 18:36

EN LA CIUDAD HAY SIQUIERA UNA DECENA DE ESTABLECIMIENTOS QUE BRINDA ENSEÑANZA DE INSTRUMENTOS, TEORÍAS Y TÉCNICAS MUSICALES. ALGUNOS TAMBIÉN OTORGAN TITULACIÓN

Educación musical descubre talentos y forma públicos

Educación musical descubre talentos y forma públicos



Más que un mero pasatiempo, la formación musical permite el cultivo de talentos artísticos, la creación de eventuales oportunidades de trabajo y la progresiva formación de públicos para la música que hace parte de la oferta cultural local. Así lo demuestra la experiencia de conservatorios, institutos y academias que ofrecen programas de educación musical en Cochabamba.

En la ciudad hay siquiera unos diez centros dedicados a la enseñanza musical que, bajo diferentes modalidades de estudio, acogen estudiantes, en su mayoría niños y jóvenes, a los que forman en interpretación de: instrumentos musicales, canto, composición, armonía y pedagogía musical, entre otras asignaturas.

OFERTA La ciudad de Cochabamba alberga siquiera una decena de centros de educación musical que oferta distintos programas para el aprendizaje de instrumentos, técnicas y teorías musicales.

Un diagnóstico para la generación de iniciativas culturales en Cochabamba, encargado a los investigadores Alejandra Ramírez y Wálter Sánchez, identificó nueve de estos establecimientos de educación musical hasta el año 2005: Amerindia, la Academia Musical Villazón, Canto Latino, el conservatorio Milán, la Academia Musical Oscar Rojas, la Academia Scala, el Instituto Eduardo Laredo, la Academia Man Césped y Musart. A éstos se suman el instituto Superior de Arte "Inspirart", la Escuela Popular de Artes (EPA) y a la Escuela de Arte y Talentos. Todo ésto sin contar la oferta de clases particulares que, de forma más privada y personalizada, mantienen músicos de distinto tipo, claro con un precio algo más elevado.

PARA MENORES DE EDAD Para los niños de menor edad, la oferta de enseñanza musical está enfocada al descubrimiento y desarrollo de las aptitudes artísticas, en un proceso que, a la larga, puede determinar si los estudios conducen o no a una carrera musical. En cambio, para bachilleres y mayores hay una oferta que apunta a la profesionalización, sobre todo en materia formativa en sectores como el del magisterio.

La educación impartida en el medio local también permite a muchos acceder a programas de formación superior en música, sobre todo fuera de Bolivia, que, a la postre, puede redundar en la calidad de la enseñanza en el país.

Y a un nivel más general, contribuye a la necesaria formación de un público local que tenga conocimientos y desarrolle una sensibilidad para la apreciación de la música en el medio local.