Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 02 de diciembre de 2022
  • Actualizado 21:54

Destitución de Directora ralentiza aún más Ley de Cultura

El panorama es poco alentador   para el sector que tendrá que reestructurar la normativa que ha propuesto de acuerdo a las observaciones del Ejecutivo y Legislativo.
Actores y representantes del sector cultural trabajan en el anteproyecto de la Ley de Cultura Municipal. ARCHIVO
Actores y representantes del sector cultural trabajan en el anteproyecto de la Ley de Cultura Municipal. ARCHIVO
Destitución de Directora ralentiza aún más Ley de Cultura

Al malestar del sector cultural causado por la destitución de la directora de Patrimonio Cultural y Servicios Culturales, Susana Obando, se le ha sumado una lenta respuesta por parte del Ejecutivo y Legislativo para tratar y promulgar la Ley Municipal de Expresiones Artísticas, Cultura y Turismo, que ha sido devuelta ayer con observaciones a sus proponentes para que sea reestructurada. 

Los actores y representantes de la esfera cultural deberán esperar una nueva directora de Patrimonio Cultural y Servicios Culturales para que se reanuden las reuniones entre la sociedad civil y la institución pública, según contó la gestora Claudia Pacheco, portavoz del Movimiento Cultural Cochabamba (MCC). 

“La concejala Daniela Cabrera propuso que una vez hayan designado al nuevo director o directora de Cultura, convocaría de forma conjunta a una reunión entre el Ejecutivo y el Legislativo para volver a poder revisar la ley, que responde a las necesidades de todos los actores culturales y ha sido trabajada de forma conjunta”, comentó Pacheco. La Ley Municipal de Expresiones Artísticas, Cultura y Turismo se viene trabajando por artistas y gestores desde hace cuatro años, pero fue entregada recién en 2019 al Concejo Municipal para su adecuación y adaptación a la normativa legislativa municipal.

Al implicar la Ley a varios sectores y áreas de la sociedad (característica propia de la cultura) fue revisada por hasta cinco secretarías y más de 10 direcciones. En enero de 2020 la jefa de Patrimonio Territorial realizó el último informe para que nuevamente la normativa sea remitida al Concejo que la devolvió ayer al MCC, pidiendo que se incluyan la máxima cantidad de sectores como sea posible, cuando convoque a una reunión, una vez exista el nuevo director de Patrimonio Cultural y Servicios Culturales. 

“Esto nos lleva a un escenario de nuevamente reunirnos, revisar, trabajar técnicamente, y reestructurar la ley, un escenario que ya conocemos, y que ya hemos trabajado durante el periodo de 2020 con los técnicos de la Alcaldía”, lamentó Pacheco, recordando que antes existía un asesor legal propio para la Secretaría de Cultura, que, ahora reducido a una dirección, debe ser compartido con las unidades de Turismo y Desarrollo Productivo. Por el lado positivo, los redactores de la ley toman la palabra de la Comisión Tercera de trabajarla, de su viabilidad asegurada por todos los niveles públicos y que se mantengan lo máximo posible los principios y su espíritu de coordinación entre la sociedad civil y representantes legales. Sin embargo, la concejala me comentó su interés que sea uno de los resultados de esta gestión.

REACCIONES A LA DESTITUCIÓN

El rechazo a la destitución de Obando se hizo notar en las manifestaciones de algunos actores culturales, quienes intuyen que su retiro tiene que ver con el protagonismo que le cedió a la ciudadanía para llevar adelante su gestión. “¿A qué le temen? ¿A facilitar formas de participación ciudadana reales? ¿A vislumbrar un futuro permisible que recoja la pluralidad de propuestas de un sector ninguneado?”, es parte del texto que escribió Marco Antonio Marín, miembro de la red Telartes y exfuncionario de la extinta Oficialía Mayor de Culturas de Cochabamba.

Por su parte, la gestora Carolina Ballesteros observó que la gestión de Obando proponía una organización ciudadana para transparentar la gestión y por ese motivo la sacaron. La Secretaria de Desarrollo Productivo, Cultura y Turismo, Mariela Jiménez, indicó que la decisión hace parte de “un proceso de evaluación” y el próximo director tendrá que tener “afinidad con todos los sectores y no solo con algunos”.