Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de septiembre de 2021
  • Actualizado 03:51

COMO AGENTE DE MÚSICA ACADÉMICA

Daniela Rodríguez, la boliviana laredista que triunfa en Europa

Con más de 25 años trabajando codo a codo con grandes referentes de la música clásica, ahora tiene el reto de organizar y dirigir el prestigioso concurso de violín Fritz Kresiler.
La promotora cultural Daniela Rodríguez con el pianista y poeta austriaco Alfrend Bendell.     CORTESÍA
La promotora cultural Daniela Rodríguez con el pianista y poeta austriaco Alfrend Bendell. CORTESÍA
Daniela Rodríguez, la boliviana laredista que triunfa en Europa

Daniela Rodríguez Campadello es otro de los ejemplos que refuerza al Instituto Eduardo Laredo como exportador de talentos musicales cochabambinos y bolivianos para que brillen en el exterior. Gracias a las gestiones de esta unidad educativa y artística, consiguió una beca para estudiar piano en la Unión Soviética de inicios de 1990. Desde entonces lleva 25 años trabajanado en el ámbito de la música académica en Europa, representando a artistas y organizando conciertos.

Su nuevo gran reto será llevar adelante como directora general la décima versión del Concurso Internacional de Violín Fritz Kreisler, que se realiza en Viena cada cuatro años desde 1979. El certamen es conocido por ser el más importante del instrumento de cuerdas en Austria (cuna de la música clásica que vio tocar a compositores como Beethoven, Schubert , Mahler, Schoenberg o Berg) y uno de los más reconocidos en Europa. Daniela cuenta que sus labores iran “desde escoger a los miembros del jurado, asegurarse la sala de conciertos Musikverein para las pruebas finales del concurso, contratar a la orquesta que acompañará a los finalistas, hasta el corte que daremos al diseño gráfico del sitio web y al material de divulgación”.

En su trabajo como promotora cultural y representan de una agencia en Milán, Daniela tuvo la oportunidad de llevar a Italia a virtuosos solistas de la música clásica que aún estaban en etapa de ebullición. Entre ellos está Lang Lang, el primer pianista chino en ser contratado por la Filarmónica de Berilín y la Filarmónica de Viena; con la alemana Isabelle Faust; la pianista argentina Martha Argerich, considerada la más importante del periodo de posguerra; el violinista de Letonía, Gidon Kremer y hasta el mítico cineasta Werner Herzog, quienen 1999 puso en escena el Fidelio de Beethvoen en el Teatro La Scala. 

Una nueva responsabilidad se le es designada en 2002, cuando pasa a ser la organizadora de los tours internacionales de la Orquesta Sinfónica Verdi en Milán, cuyo primer director y con quien Daniela trabajaría sería Riccardo Chailly, quien acababa de dejar la Orquesta del Concertgebouw. Con La Verdi, como se la conoce coloquialmente, Daniela estuvo en Japón donde llegó a curbir 25 ciudades; además de una gira por América del Sur, visitando el emblemático Teatro Colón de Buenos Aires, el municipal de Chile y otros de las principales estados del Brasil.

“Gracias al arquitecto Franklin Anaya Arce, fundador del Instituto Laredo, postulé a la beca que los soviéticos ofrecían en aquel entonces a muchos países de América Latina, y tuve la posibilidad de estudiar piano en Moscú. Cuando solicité mi primer trabajo en la agencia en Milán, mi perfil profesional era perfecto, tenía una formación musical, hablaba varios idiomas, y me movía muy bien en el ambiente artístico. Creo que si no hubiese tenido la formación que nos dieron en el Laredo mi vida sin duda hubiera tomado otro rumbo”, reconoce Daniela a su álma mater. 

A partir del 2006 la laredista, deició abrir su agencia propia, Chronos Artists,  desde la cual se dedica a proyectos que le interesan, y en los últimos años ha organizado concursos, conciertos, festivales y se ocupa de la agenda de algunos artistas que le confian la organización de ruedas de prensa y entrevistas. La propuesta para dirigir la décima edición del certamen Fritz Kreisler, surgió a princpios del año pasado, a través de una propuesta del presidente. El concurso se llevará a cabo en septiembre de 2022.

El nombre del certamen hace referencia a uno de los violinistas más importantes de la historia de la música clásica. Nacido en Viena el 2 de febrero de 1875, debutó con una orquesta de cámara cuando tenía nueve años. En 1939 tuvo que emigrar a los Estados Unidos, debido a los problemas que le traería la persecución nazi al ser judio. Murió en 1969 en suelo norteamericano. 

El concurso está dirigido para menores de 30 años y ha sido reconocido por sacar a luz a los mejore stalentos del instrumento de cuerdas en los últimos años, como la francesa Fanny Clamagirand en 2005 y el ruso Nikita Boriso-Glebsky, en 2010, el representante de su país en el popular concurso Eurovision. Los seis premios que son entregados por un jurado son incentivos ecónomicos de 20.00, 15.000, 10.00, 7.000, 6.000 y 5.000 euros, además de organizar una gira de conciertos de solista.

“Austria, y en particular Viena, es y ha sido un centro para la música clásica por excelencia. Baste pensar en todos los grandes compositores que allí vivieron y murieron La ciudad posee una de las salas de conciertos más importantes de Europa, Musikverein, donde muchos grandes artistas, por nombrar a uno de los más grandes, Herbert von Karajan, dirigió infinidad de veces. La Orquesta Filarmónica de Viena está considerada como una de las mejores del mundo.  Con todos estos ingredientes, el Concurso representa lo mejor que Viena puede ofrecer. Pocos concursos en el mundo tienen la posibilidad de llevarse a cabo en símiles circunstancias”, refiere orgullosa Daniela.