Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 20 de junio de 2021
  • Actualizado 08:59

ENTREVISTA A JIOVANNY SAMANAMUD, DIRECTOR DE LA INSTITUCIÓN

Cuarentena rígida paralizó actividades editoriales del CIS

La máxima autoridad de la entidad pública justificó la baja producción de libros en 2020 a la imposibilidad de hacer contrataciones y los pendientes de la anterior gestión.

Jiovanny Samanamud.  TWITTER
Jiovanny Samanamud. TWITTER
Cuarentena rígida paralizó actividades editoriales del CIS

El 2020 fue un año improductivo para el Centro de Investigaciones Sociales (CIS), por lo menos en cuanto a publicaciones lanzadas se refiere, tanto de la línea de las investigaciones como del proyecto de la Biblioteca del Bicentenario (BBB). De este último se había proyectado, a principios del año pasado, presentar al menos 10 libros, de los cuales, hasta la fecha, solo salieron tres. 

El actual director de la entidad, Jiovanny Samanamud, argumenta que esta “desorganización” es resultado de los “cambios abruptos”, consecuencia de los conflictos político-sociales de fin de 2019 y la posterior pandemia, principalmente la cuarentena rígida que “paralizó las actividades administrativas”. 

P: A inicios de 2020, el CIS indicó que se publicarían al menos 10 libros nuevos en 2020, sin embargo, hasta la fecha solo se publicaron tres (“Añejerías paceñas” y las obras reunidas de Augusto Guzmán y José Antonio Arze) ¿A qué se debe este retraso de estos lanzamientos? ¿De qué manera afectó la pandemia?

R: La cuarentena rígida paralizó las actividades administrativas, no era posible realizar trámites en la Vicepresidencia (contrataciones o impresiones) y, externamente, tampoco operaba el Repositorio, imposibilitando realizar registros y trámites subsecuentes.

P:  La institución pasó primero por una crisis política y después por una sanitaria, ¿en qué estado le fue entregado el CIS?

R: Yo entro el 29 de marzo de 2020. Hasta eso se habían sucedido dos directores, uno que, creo, duró un mes y el otro una semana. Estaban administrando los temas que se habían quedado pendientes desde casi octubre de 2019. Esos pendientes incluían aspectos sin publicar, procesos que estaban a medio camino. Toda esa desorganización ha sido producto de los cambios abruptos. Inmediatamente después, a los días, se hace la cuarentena rígida. No había tiempo para enfrentar el problema, lo que se hace es trabajar con lo que se tenía: textos que faltaban reeditar, diagramar y se recurre al teletrabajo; básicamente ha sido (una labor) administrativa. Después viene la orden de las contracciones de un personal, porque los contratos habían fenecido en diciembre de 2019, pero para poder reabrir las instituciones no estaban actuando regularmente. Eso hasta por lo menos unos tres meses después de marzo, hasta julio. 

P:  Algunos integrantes del Consejo Editorial de la BBB han declarado que han recibido una carta agradeciendo sus funciones ¿Se ha cambiado a los miembros?

R: Simplemente han cesado sus funciones porque han estado más tiempo del que incluso estaba estipulado. Se supone que cada año habría una modificación y se han quedado más de tres años. Como es cambio de dirección y administración, es conveniente hacer un cambio natural. De aquí a unas dos semanas habrá un nuevo comité, tendrá la misma composición variada: gente del campo, intelectual de distintas áreas, de las regiones de Bolivia. No es ningún problema grave. 

P:  ¿Cuántos libros y cuáles de la colección de la BBB se tienen listos para publicar este año? 

R: Este semestre se han programado estos títulos de la BBB: Zamudio, Riester (obras reunidas), “Charcas” y “Utama”.

P:  ¿Qué publicaciones del CIS, en general, se tiene previstas para este año?

R: Para los primeros seis meses está programado “Regenerar la raza”, “Cuerpos disponibles” y “La guerra irregular en los andes orientales”.

P:  ¿Cuáles son las principales tareas que se ha trazado para la gestión 2021?

R: Emprender tareas de fomento a la lectura, ampliar las líneas de investigación y adaptar materiales a diversos formatos para atender a otros sectores del público.

P:  ¿Cómo afectó la pandemia a la distribución de libros? 

R: Nos afectó en la distribución onerosa y no onerosa de libros, con el cierre de nuestros puntos de venta entre los meses de marzo y mayo debido a la cuarentena rígida; no se pudo realizar envíos por consignación a las librerías a nivel nacional por las restricciones a la circulación. Buscamos nuevas estrategias de distribución como ser entregas a domicilio (delivery).

P:  ¿El proyecto de la BBB sufrió alguna modificación?

R: Continuos ajustes en el cronograma trazado; el proyecto contempla actividades e interrelaciones que inciden en las proyecciones que se plantean a inicios de cada gestión.