Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de mayo de 2024
  • Actualizado 13:42

Dos cortos de Sanjinés se proyectan hoy en cineclub que lleva su nombre

El recinto de la calle Santiváñez (entre Junín y Ayacucho) exhibirá desde las 18.30 ‘Revolución’ (1963) y ‘¡Aysa!’ (1965), trabajos iniciales del cineasta boliviano.

Fotogramas de los cortos  ‘Revolución’ y ‘¡Aysa’, realizados por Jorge Sanjinés en los años 60./ FUNDACIÓN GRUPO UKAMAU
Fotogramas de los cortos ‘Revolución’ y ‘¡Aysa’, realizados por Jorge Sanjinés en los años 60./ FUNDACIÓN GRUPO UKAMAU
Dos cortos de Sanjinés se proyectan hoy en cineclub que lleva su nombre

El cineclub Jorge Sanjinés ha programado para su sesión de hoy dos cortometrajes del cineasta boliviano del que lleva su nombre. “Revolución”, de 1963, y “¡Aysa!”, de 1965, son los filmes que se proyectarán desde las 18.30 en el recinto que ocupa el espacio cultural en la calle Santiváñez No 0134, entre Junín y Ayacucho.

Los dos cortos seleccionados son trabajos previos al primer largo de Jorge Sanjinés (La Paz, 1936), “Ukamau”, que estrenó en 1966. El primero, de 10 minutos, ofrece una mirada crítica de la Revolución Nacional de 1952 y de sus asignaturas pendientes. El segundo, de 20 minutos, es una inmersión en el mundo de los trabajadores mineros y sus riesgos.

La proyección de los cortos forma parte del microciclo “Sanjinés” que organiza el cineclub cochabambino que desde el año pasado lleva el nombre del más importante cineasta que ha dado el cine boliviano en sus más de 100 años de historia.

REVOLUCIÓN

Según la página oficial de la Fundación Grupo Ukamau, “Revolución” muestra las condiciones miserables de vida de una gran mayoría de los habitantes en Bolivia. El desempleo, la alimentación inadecuada, el hábitat y la mortalidad infantil. Referencias a las manifestaciones obreras y la represión policial a que son sometidos. “El pueblo combate, combate por esa tristeza, por esa camisa a pedazos, por esos ojos apagados”.

A decir del historiador Carlos Mesa, “Revolución” fue “la primera película absolutamente independiente de Sanjinés y Oscar Soria”, este último guionista esencial del cine boliviano de la segunda mitad del siglo XX. La realizaron al margen de los trabajos de encargo que hicieron entre 1960 y 1965, y antes de su paso por el Instituto Cinematográfico Boliviano (ICB), creado por el Estado nacionalista. Su independencia se revela en “los ojos críticos” con los que “los cineastas recorren a puro golpe de imágenes la exclusión, la marginalidad, la pobreza, la mortalidad infantil, la miseria, cuya única salida es el camino revolucionario”, añade Mesa.

¡AYSA! La sinopsis consignada en la web de Ukamau precisa que “¡Aysa!”, una palabra de origen andino que se traduce como “derrumbe”, cuenta la historia de un minero boliviano perteneciente a la condición de “pirquinero” (también conocido como “juku”, trabajador independiente que extrae mineral en los parajes peligrosos y abandonados por las empresas de minas consideradas agotadas), quien lucha por conseguir algo de mineral perforando la roca con solo un cincel y martillo. 

En el filme se revelan los riesgos que corren estos trabajadores, mediante imágenes que llevan “todo el peso de la narración y la voz humana que interviene una sola vez, en un grito desgarrador que resume toda la tragedia”, dice la reseña publicada en la página del cineclub Sanjinés.