Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 01 de febrero de 2023
  • Actualizado 16:03

El coronavirus se lleva una decena de escritores, actores, cineastas y músicos

El escritor chileno Luis Sepúlveda, la actriz italiana Lucia Bosé y el jazzista Manu Dibango son algunas de las víctimas del mundo del arte del COVID-19.
INFOGRAFÍA. OPINIÓN
INFOGRAFÍA. OPINIÓN
El coronavirus se lleva una decena de escritores, actores, cineastas y músicos

La pandemia del COVID-19 se ha llevado al menos a 11 escritores, actores, cineastas y músicos, demostrando así que no solo afecta a los mal vulnerables, sino que también ha tenido un impacto en el mundo cultural-artístico.

De los 11 casos rastreados, ocho sucedieron en abril y tres en marzo. La mayoría de ellos, sino el total, son de la tercera edad. Del mismo modo, el virus no se ha ensañado con una sola región, sino que se reportaron muertes de artistas en África, Europa y América.

Los casos más recientes son del escritor chileno Luis Sepúlveda, a los 70 años, y del dibujante y animador, Ann Sullivan, a los 91, ambos fallecimientos notificados el jueves 16 de abril. El primero además de literato, era un empedernido activista social que llegó a participar en la batalla de Teoponte en la guerra guevarista boliviana y en la revolución sandinista de Guatemala.  El segundo fue la cabeza detrás de los diseños de películas clásicas de Walt Disney Studios, como “El rey león” y “La sirenita”.

El mismo día murió el saxofonista  estadounidense Lee Konitz, a los 92 años.  Era el último sobreviviente del noneto que grabó Birth of the Cool, una de las primeras vueltas de tuerca que Miles Davis dio a la música del siglo XX. Un día antes, el director de fotografía Allen Daviu falleció con 77 años. Fue nominado cinco veces al Oscar, por cintas que incluyen el filme de Steven Spielberg, “E.T.”.

Una semana antes, el miércoles 8 de abril, el mundo del country lloraba la muerte, a los 73 años del sureño estadounidense John Prime, inspiración de bandas actuales como The Black Keys. Prime fue ganador de un grammy y contribuyó al resurgimiento del folk en Chicago en la década de 1970.

El sábado 4 de abril dejó de respirar, con 76 años, Luis Eduardo Aute, uno de los referentes de la canción de autor en España.  En su carrera, llegó a componer más de 500 canciones. Nacido en Filipinas, pero de raíces españolas, compuso canciones como "Al alba", "De alguna manera", "Las cuatro y diez" y "Sin tu latido". La primera de estas se convirtió en un himno a los últimos presos políticos fusilados por el franquismo.

Otra víctima del coronavirus, fue el cantante y compositor Adam Schlesinger, quien falleció el jueves 2 de abril a los 52 años. Fue fundador de “Fountains of Wayne” y líder de las bandas “Ivy” y “The Wonders”. Ganó un emmy por su trabajo como compositor para la serie de Tv “Crazy Ex-Girlfriend”; además estuvo nominado al Oscar por mejor canción original en la película “That Thing You do”.

El primer deceso de abril fue registrado, el miércoles 1, cuando medios ingleses informaron de la muerte de Andrew Jack, actor británico de 76 años, quien interpretó al mayor, y luego genera, Ematt en “Star Wars: Episode VII — The Force Awakens” y “Star Wars: Episode VIII — The Last Jedi”.

En marzo, el mundo de la cultura lamentó los decesos del actor de televisión y teatro Mark Blunt, del patriarca del jazz africano Manu Dibango y de la actriz italiana Lucía Bose. Las últimas actuaciones de Blunt (fallecido a los 69) fueron en las populares series “You” y “Mozart in The Jungle”; también actuó en “Cocodrile Dundee”.  Por su parte, el camerúnes Dibango, fue fundamental en la movida africana del jazz de 1960.

Finalmente, la madre de Miguel Bosé, falleció a los 89 años con neumonía y coronavirus. Saltó a la fama cuando ganó, en 1947 y con apenas 16 años, el concurso de Miss Italia. A partir de ahí, y apenas cinco años después, centró su carrera en la actuación, participando en medio centenar de películas de directores como Luis Buñuel —al que calificó en alguna ocasión como “un loco”—, Jean Cocteau o Fed