Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 17:47

Cordero: “El gobierno de facto desinstitucionalizó la cultura”

El músico y gestor cultural indicó que “conoce” la situación por la que pasa el sector y reconoció que la declaratoria de patrimonio es una “declaratoria de origen”.

El gestor, compositor y nuevo viceministro de Interculturalidad, Juan Carlos Cordero Nina.  MCDYD
El gestor, compositor y nuevo viceministro de Interculturalidad, Juan Carlos Cordero Nina. MCDYD
Cordero: “El gobierno de facto desinstitucionalizó la cultura”

Uno de las guitarras folclóricas más talentosas del país, docente de educación musical por 20 años y gestor cultural público con experiencia en la Fundación del Banco Central de Bolivia y en el extinto Ministerio de Culturas y Turismo, Juan Carlos Cordero Nina es el nuevo viceministro de Interculturalidad. Compartimos una entrevista donde la flamante autoridad reflexiona sobre las consecuencias del cierre de la cartera en 2020 y las visiones para su gestión. 

P: ¿Cuál es el principal reto al asumir este viceministerio?

R: Ha sido un día de ponerme al tanto de todas las actividades que se han ido desarrollando. Como toda autoridad tengo que enterrarme lo que se hizo y lo que no, cuáles son las expectativas, qué planes se desarrollaron y por qué otros no se han podido desarrollar. Estoy más en un periodo de evaluación, pero consciente de la situación de la que estamos pasando. Estamos pasando por un proceso de reinstitucionalización de las culturas. El gobierno de facto ha desmoronado, destruido una institución que ya estaba fortalecida económicamente con un POA bien fortalecido, con varios programas y proyectos que se estaban desarrollado. La labor de la cual nuestra Ministra ahora se hace cargo es de la construcción de un nuevo Ministerio, tiene un nuevo nombre y ya no es el anterior, el cual requiere ser entendido desde varias miradas, el objetivo principal es de devolver a las culturas su importancia desde una cosmovisión intercultural.

P: Hablaba sobre que es consciente de la situación. ¿En qué estado se encuentran las culturas del país?

R: Están en muy buena saludad (risas). Si usted me habla de las artes es otra cosa. La cultura es básicamente todo lo que tenemos. Ya tenemos que dejar de concebir la cultura solo con su faceta artística, replantearnos su concepto, que está reconocido a lo largo de esta nueva constitución. No es un gasto absurdo, como lo han pintado. Es conocido todo el nivel de desprotección que existe con los artistas y el sector, ahondado por la pandemia, la no institucionalidad, el haber tenido un Gobierno de facto que elimina uno de los estamentos que promueve la actividad artística como es el ministerio de Culturas, que ya tenía elaborad planes y proyectos. Nosotros veíamos un futuro próspero cuando el Gobierno había dispuesto la posibilidad de acceso a un presupuesto que no teníamos antes, como el PIU. Desde que se creó un ministerio de Culturas, cada gobernación y municipalidad han empezado a replicarlo secretarias y oficialías, donde no había antes. Se estaba dado un espacio para que ellos fueran parte del gasto del Estado y dar servicio al Estado, se estaban dando normativas que posibilitan que nuestros artistas no paguen impuestos cuando el Estado les contrate o cuando utilizaban espacios estatales, del municipio o gobernación. 

Se quebró el ministerio de Culturas ya las gobernaciones y los municipios empezaron a retroceder en esos logros que se habían establecido previamente. Entonces, el despojo de este ministerio ha creado condiciones muy difíciles de enfrentar para el sector artístico.  El trabajo de un viceministro de Interculturalidad es generar dialogo, armonía y encontrar la forma en la que la identidad boliviana sea respetada, valorada, promovida porque esto genera una riqueza, no siempre económica, sino como país. 

P: En cuanto a la polémica del ‘robo’ de patrimonio, ¿Cree que se puede hablar de danzas propias o es más bien que compartimos las mismas raíces?

R: La nación Aymara está divida entre tres países; Chile, Perú y Bolivia. ¿Puede creer que hay aymaras que hablan quechuas? Son de la cultura aymara pero hablan quechua, porque el imperio Inca ha impuesto la lengua quechua en comunidades aymaras de la región y se volvieron quechuahablantes pero mantienen una cultura aymara. Las comunidades aymaras que tenemos a lo largo del Titica o Curahuara de Carangas, tampoco se ven símiles, cada uno tiene su diversidad. Si usted me dice que tenemos un patrimonio común, no afirmaría eso, tenemos diferentes diversidades de patrimonio, una nación aymara puede tener diferentes identidades, desde el norte de Bolivia hasta el sur del lago Poopó y cada uno tiene sus peculiaridades, por eso hablamos de un estado diverso, plurinacional. Tenemos que saber conocer esas diversidades, quieren solucionarlo todo con el tema del patrimonio en común. Somos patrimonios individuales de naciones, patrimonios peculiares y en eso se está trabajando como Viceministerio: visibilizar esas diferencias tan sutiles que a simple vista pareciera que no existan. Pero, por otra parte, cuando hablamos de patrimonios, entre las comunidades respetan muy bien sus diferencias, tienen sus formas de reconocimiento. Cuando hablamos de la morenada, tiene otra creación, otra forma de desarrollarse y se ha vuelto en una industria y quiénes han sido los que hemos llevado la zampoña, la morenada y todas esas costumbres. En Suecia, Washington hay entradas folclóricas y son los inmigrantes bolivianos quienes llevan, nosotros somos los responsables de llevar fuera. Por otra parte, tenemos que evitar pensar que la declaratoria de Patrimonio es una declaratoria de propiedad, la declaratoria de patrimonio es una declaratoria de respeto de origen. En la medida que vayamos reflexionando estos conceptos podremos generar formas no de protección, sino de defensa sobre nuestro patrimonio y no tanto para presumirlas como museo sino para que nuestros hijos puedan seguir replicándolas en las generaciones futuras, porque eso genera la memoria.

P: ¿Cómo le ayudará a su gestión sus antecedes como funcionario público y artista?

R: Habrá siempre posiciones encontradas. No soy de la carrera burocrática de gobierno, soy un artista que ya tiene 40 años de desarrollar arte, he sido docente de educación musical durante casi 20 años, he desarrollado conexiones con sectores artísticos mucho antes de entrar al ministerio de Culturas.