Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:54

Competencias de la Gobernación no quedan claras para sector cultural

Este nivel de gobierno asignó a dos encargados de la Unidad de Turismo y Cultura, Luz María Odoñez y Roger Ferrufino.
El salón de honor de la exgobernación, ahora Casa Departamental de Culturas. ARCHIVO
El salón de honor de la exgobernación, ahora Casa Departamental de Culturas. ARCHIVO
Competencias de la Gobernación no quedan claras para sector cultural

A propósito del año que se cumple hoy del cambio de gobierno a nivel departamental, artistas, gestores y miembros del sector, en general, se preguntan cuáles son las competencias, alcances y límites de esta entidad en cuanto a gestión cultural pública.

“¿De qué se ocupa la Gobernación en temas de gestión cultural? Hay que entender sus alcances y limitaciones”, cuestiona la gestora y productora cultural Claudia Pacheco Araoz, miembro del Movimiento Cultural Cochabamba (MCC). Ejemplifica que la Gobernación debería estar encargada de realizar estadísticas, lo que supondría un trabajo importante al sector, no solo para conocer su flujo de producción, cuantas personas integran distintas expresiones y su infraestructura, sino para plantear y diseñar políticas públicas culturales a mediano y largo plaza, sustentadas en datos verídicos.

Otra de sus tareas, continúa, sería la de conservar y promocionar el patrimonio departamental. Un aspecto que en los últimos meses ha sido tema de polémica, después de las intenciones de la Alcaldía de trasladar el Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny (declarado como patrimonio nacional) para emplazar un centro de convenciones, sin consultar o coordinar antes con el nivel departamental.

“Si bien es más fácil hacer actividades de promoción en temas netamente comunicacionales para actividades de diferentes municipios, en este punto hay una cuestión conflictiva: ¿cómo generar políticas ejecutables sin duplicidad de funciones? Entonces tenemos que comenzar a profundizar en competencias para poder calificar un trabajo y así mismo que quienes estén a cargo estén bien calificados y capacitados, para esto, debemos trabajar en entender y diferenciar dimensiones territoriales”, argumenta Pachecho, haciendo referencia a la necesidad de un establecimiento claro de labores del nivel municipal y departamental, que deberían dialogar en la implementación de políticas pública. Así mismo, advierte que para medir y evaluar a la gestión departamental del último año es necesario mirar más allá de Cercado y la concentración que este acapara.

Para Alejandro Marañon, actor, dramaturgo y director de la compañía teatral La Madrasta, existe una gran importancia en las tareas asignadas a la gestión cultural pública departamental, como el de “recuperar tradiciones, la actividad folclórica y autóctona; una actividad imprescindible para que las personas que conforman ese rubro puedan mantener sus trabajos”.  

Del mismo modo, Pacheco relaciona las funciones culturales de la Gobernación más allá de lo que se entiende tradicionalmente como arte, como, por ejemplo, la promoción de los servicios para el desarrollo productivo y agropecuario. “He visto que se han apoyado muchas ferias productivas turísticas impulsadas por municipios y los sectores productivos, si bien esto no es novedoso que la gobernación tenga una participación en su promoción es relevante en tanto el desarrollo social”.

AUTORIDADES 

Con la llegada de la nueva gestión, Uvaldo Romero dejó la dirección de Culturas y Turismo, decisión que fue lamentada por el sector, tomando en cuenta la estrecha relación que tenía con los diferentes artistas y miembros del área cultural; además de ser un experimentado, con varios años de trabajo, desde el 2015. Entró primero en su lugar Roger Ferrufino, músico del género tropical y folclórico hace 28 años, que ocupa su primer cargo público.

Después, en agosto del 2021, la Gobernación emitía un boletín oficial en el que se anunciaba que Luz María Ordoñez estaría a cargo de la Unidad de Turismo y Cultura de la Gobernación de Cochabamba. De acuerdo a aquel documento, la nueva autoridad es socióloga, comunicadora social y gestora cultural con “amplia experiencia” en el ámbito de patrimonio.

Justamente el sector viene exigiendo a lo largo de los años que sean personas “idóneas” y cercanas al sector las que ocupen estos cargos, después de que muchas de ellas hayan sido asignadas sin tener la menor relación con la cultura y el arte.