Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 06:50

Ciclo Escaramuza dedica sesión al cine intimista de Brun

El crítico y cineasta estrenará en la ciudad “Quiero escribir sobre el fin del mundo”, realizado durante la pandemia y exhibido en el MNA.

Fotograma de "El cadáver y el espejo" de Luis Brun. LUIS BRUN
Fotograma de "El cadáver y el espejo" de Luis Brun. LUIS BRUN
Ciclo Escaramuza dedica sesión al cine intimista de Brun

La tercera sesión del Ciclo de Cine Escaramuza, dedicado al cine nacional, proyecta la filmografía del crítico y realizador Luis Brun, quien en su trabajo muestra interés por las historias íntimas, los universos interiores que conforman la identidad y al mismo tiempo sirven para versar, a partir de una singularidad, sobre preocupaciones más grandes, como la relación con la muerte, la memoria, el tiempo y la tecnología.

El evento comenzará a las 19:00 horas en La Troje, ubicado en el kilómetro tres y medio de la avenida Víctor Ustáriz.  La obra de Brun abarca más de 14 años con una quincena de cortometrajes; Escaramuza ha decidido escoger siete, comenzando con “Reconstrucción” (2008), presentado en el Festival Internacional de Cine de Santa Cruz (Fenavid) y en el Festival Nacional e Internacional de Cortometrajes Cuzco (Fenaco), y termina con “Quiero escribir sobre el fin del mundo” (2020), su más reciente producción en la que expresa su sentir y situación sobre la pandemia y se exhibe en el Museo Nacional de Arte de La Paz, en una iniciativa del Festival Radical.

La muestra se completa con “El cadáver y el espejo” (2011), “Un año después” (2014), “Uyupampa” (2016) y “Los aviones que sí se mueven” (2016). “En muchos casos los personajes que imagino están frente a una situación extrema o contradictoria, eso busco en la mayoría de los casos, momentos únicos en la vida de los personajes que, de alguna manera, marquen sus vidas, es una de las cualidades del cortometraje que más me gusta”, expresa Brun sobre las historias que se ven en sus películas.

En cuanto a la relación entre su labor como realizador y crítico, Brun siempre quiso hacer peliculas; sin embargo, cree que hace cine tan solo con escribir sobre él, tomando los postulados de la Nueva Ola francesa. “Me sirvió como referente (el trabajo de crítico) para reflexionar sobre mi propio trabajo, encontrar caminos y puentes con los autores que me gustan. Del otro lado, también puede ser algo complejo, porque, como realizador, puedes perder vitalidad y sobreanalizar tus guiones, es cuestión de distancias”.