Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 20 de mayo de 2022
  • Actualizado 09:46

Cambian beneficiarios del PIU de ciudadanos a ministerios

Los proyectos no son enviados por privados, sino a través de las gobernaciones y municipios que pueden postular para ser aprobados. 
 
El acto en el que se lanzó el PIU en Cochabamba. ARCHIVO-OPINIÓN
El acto en el que se lanzó el PIU en Cochabamba. ARCHIVO-OPINIÓN
Cambian beneficiarios del PIU de ciudadanos a ministerios

De acuerdo al Decreto Supremo 4118 los encargados de hacer proyectos para obtener los recursos del Programa de Intervenciones Urbanas (PIU) son ahora los ministerios sectoriales. El inciso III del artículo 6 posibilita a las entidades autónomas (gobernaciones y municipios) a enviar sus iniciativas, en las áreas de cultura, arte e innovación social, al Ministerio de Educación, Culturas y Deportes, para que sean aprobados por el Ministerio de Planificación del Desarrollo. 

Esta reestructuración, anunciada el 19 de diciembre de 2019, corta la relación de los proyectos ciudadanos, privados y de la sociedad civil con el Estado. “Pasa (el PIU) a ser, con este modelo arcaico y antiguo que es la burocracia, a una relación puramente gubernamental, institucional”, nota la gestora Claudia Pacheco, quien también fue miembro del jurado para las postulaciones del año pasado que no han vuelto a ser convocadas, por lo menos de manera pública. 

Pacheco contó a OPINIÓN que como colectivos han tenido reuniones con la Dirección de Culturas de la Gobernación y la Secretaría de Culturas de Alcaldía, donde se les informó que se estaban enviando proyectos, pero como ciudadanos “no sabemos cómo participar; desde el 2019 hasta ahora va ser un año en el que no se ha gestionado absolutamente nada”, lamentó. 

Otro problema visibilizado por la gestora es la ausencia de una estructura establecida en los ministerios que frecuentemente cambian de cabeza. “Estaría bien (el nuevo decreto) si estuviera claro que los ministerios sectoriales estarían trabajando. Al margen de que existe una normativa para que el PIU exista y una normativa desde diciembre para que funcione de otra forma, lo que no se ve son las autoridades correspondientes para hacer las gestiones, ni la voluntad, ni el conocimiento”, lamentó, recordando, que del lunes al martes fueron cambiados cuatro ministros y que la posesión del viceministro de Interculturalidad, Marcelo Bazán no fue hecha pública y hasta ahora no tiene un plan de trabajo, por lo menos presentado.

El decreto 4118 también cambió la dependencia de la sección de la Unidad de Innovación Social del PIU (PIUIS), dedicada a la habilitación de lugares públicos para convertirlos en centros culturales, al Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS). Se sabe que son seis proyectos: dos en La Paz (la Casa de la Democracia y el edificio Atelier), dos en Santa Cruz (uno en excorreos de Santa Cruz, además de la puesta en valor de Manzana 1) y dos en Cochabamba (rehabilitación de la colina San Sebastián). No se sabe el estado ni el avance de las construcciones. Los contratos se iniciaron en octubre para que terminen en 2020.