Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 13 de diciembre de 2019
  • Actualizado 22:48

Bolivia pide a sus “ñatitas”, la paz para el país

Celebración de la fiesta de las ñatitas en La Paz. EFE
Celebración de la fiesta de las ñatitas en La Paz. EFE
Bolivia pide a sus “ñatitas”, la paz para el país

Es milagrosa: nos ha hecho varios favores", confesó Carlos Andrade mientras sostiene a Lucho, su "ñatita", en una urna de cristal, una de las incontables calaveras humanas que ayer recalaron en el Cementerio General de La Paz para recibir su bendición.

Como todos los años en esta fecha, miles de bolivianos acudieron a este camposanto para rendir culto a las "ñatitas", cráneos de personas a los que se les atribuyen capacidades protectoras.

Lucho luce gafas de sol y corona de flores, unos atuendos que no desentonan entre el resto de ostentosas "ñatitas" que invaden el cementerio.

"Lleva diez años en la familia y ayuda a las personas, por eso también la traemos acá", aseguró a EFE Andrade, que dice haber recibido la calavera de su suegra, "a quien protegió durante doce años".

Las "ñatitas" reciben ese nombre porque no tienen nariz y sus propietarios, que en algunos casos acumulan varios cráneos, conviven durante todo el año con ellas bajo la creencia de que su compañía les proporcionará "buena fortuna".

Solo una vez al año, un semana después del día de Todos Santos, las "ñatitas" abandonan la morada de sus familiares para recibir tributo en los cementerios de La Paz y la vecina El Alto, ciudades donde la tradición tiene mucho arraigo.