Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de abril de 2020
  • Actualizado 06:36

EN SU EDICIÓN NÚMERO 70

Berlinale se inicia con un jurado sudamericano y comprometido

El festival abrió el telón ayer con la película “My Salinger Year”, dirigida por Philippe Salardeau y protagonizada por Sigourney Weaver.
La protagonista de “My Salinger Year”, Sigourney Weaver, en el acto de apertura de la 70 Berlinale.  EFE
La protagonista de “My Salinger Year”, Sigourney Weaver, en el acto de apertura de la 70 Berlinale. EFE
Berlinale se inicia con un jurado sudamericano y comprometido

El actor británico Jeremy Irons, su colega franco-argentina Bérenice Bejo, así como el cineasta brasileño Kleber Mendoça Filho, se presentaron ayer ante la Berlinale como un jurado comprometido, ante el reto de buscar al "Oso" del festival.

"Estamos orgullosos. Sabemos que estamos ante los mejores y más novedosos talentos del cine", afirmó el veterano actor británico, mientras que Bejo apuntó: "es mi estreno como miembro de un jurado internacional. Confío en mis colegas más experimentados para asumirlo".

"Hago el cine en el que creo y que quiero hacer, por encima de la situación turbulenta de mi país", afirmó por su parte Mendoç Filho, preguntado por su condición de "cineasta non grato" o incómodo para las autoridades de su país.

Irons, cuya denominación como presidente del jurado fue cuestionada por sus controvertidas opiniones pasadas sobre el aborto o el movimiento #Metoo, arrancó su presentación distanciándose "de todo corazón" -recalcó- de esos posicionamientos.

"Quiero dejar claro de entrada que apoyo absolutamente los movimientos contra los abusos contra la mujer, así como las legislaciones para el aborto libre", dijo, entre aplausos. Tales legislaciones son exponente de "sociedades cultivadas", añadió.

El festival comenzó ayer con la proyección de “My Salinger Year”, una película exhibida fuera de concurso que da la vuelta al escritor de culto para tejer alrededor una película romántica y dulzona.

"Soy consciente de que mi personaje no es amable. Soy una mujer madura, atrincherada en mi torre de marfil", explicó Sigourney Weaver, acerca de su personaje en el filme, dirigido por el canadiense Philippe Salardeau y basado en la novela autobiográfica de Joanna Rakoff.

s una mujer "pasada de moda", que "protege casi con vocación religiosa a un autor al que idolatra", añadió la actriz, la presencia más destacada hoy en el festival, que la recibió como a la reina que necesitaba para dignificar su jornada inaugural.

Weaver interpreta a una tiránica agente literaria obsesionada en su mandato de preservar a Salinger de toda injerencia externa. El papel protagonista corresponde a Joanna, la joven auxiliar.