Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 04 de agosto de 2021
  • Actualizado 06:35

Cuatro artistas enarbolan tradición pictórica orureña en muestra

Orlando Alandia, Mclovio Marconi, Ramiro Mendieta y Freddy Murrillo traen a la ciudad una muestra con peculiares estilo, desde la pintura revolucionaria hasta la semiabstracción.
Un niño frente a la obra de Freddy Mamani. NOÉ PORTUGAL
Un niño frente a la obra de Freddy Mamani. NOÉ PORTUGAL
Cuatro artistas enarbolan tradición pictórica orureña en muestra

Desde Alberto Medina Mendieta — artista fallecido la pasada semana, exponente de los pintores sociales de la Generación del 52 — en la segunda mitad del siglo XX, hasta las surrealistas figuras de Marcelo Suaznabar, pintor que representa al país en Canadá, donde reside hace más de dos décadas; Oruro ha mostrado ser cuna de estilos y representantes de la historia del arte plástico nacional, a la par de La Paz, Potosí o Cochabamba.

La exposición de cuatro artistas de la capital del folclore prueba que esta característica sigue vigente, con los trabajos de Orlando Alandia, Maclovio Marconi, Freddy Murillo y Ramiro Mendieta, todos con una singular y manera particular de interpretar la realidad que vienen exhibiendo desde finales de la década del 70. La muestra se desarrolla en el salón Gíldaro Antezana de la plaza 14 de Septiembre, hasta el 31 de julio. Recorrerá otras tres ciudades y una muestra virtual se lleva a cabo de manera paralela en la página web de la galería Casa Toscana. 

PIEDRA Y SEMIABSTRACCIÓN

Orlando Alandia, arquitecto de profesión, sobrino de Miguel Alandia Pantoja, pinta figuras semiabstractas, que por su color y forma se relacionan con lo telúrico y matérico. La piedra juega un papel fundamental en su obra, simbolizada en estructuras líticas en fondos en los que se utilizan una amplia gama de colores, un constante juego de contrastes. 

La piedra es un material bien perecedero, marco arcos ritualísticos del ser humano, marcar lugares, señalar experiencias; nuestras culturas la han trabajado tanto. En la arquitectura, los cimientos se hacen con cantos rodados, redondeadas por un fenómeno natural”, explica su obra Alandia. Indica que en su trabajo el proceso creativo y el productivo “son simultáneos y avanzan juntos”, al ser su cuadro una consecuencia de experimentaciones. 

PINTURA DE LA REBELIÓN

Maclovio Marconi dedica abiertamente su arte a los procesos revolucionarios y luchas sociales, recordando a aquellos que reivindicaron la batalla de los menos favorecidos, como “Homenaje a Marcelo”, sobre Quiroga Santa Cruz, de quien hace pocos días se recordaron 41 años de su muerte a mano de los militares. 

“Trato de expresar las demandas de los sectores más empobrecidos de nuestra sociedad. Somos un país que anda en constante lucha social en las calles”, afirmó Marconi, quien, contó, se vio fuertemente marcado por la convulsa época de dictaduras en los 70s mientras comenzaba a estudiar en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Técnica de Oruro (UTO). “Viví una etapa en la que era natural cerrar universidades”.

La exposición la completan las estilizadas y geométricamente armoniosas obras de Freddy Murillo y los paisajes mágicos, convirtiendo en cosmos al Altiplano de Ramiro Mendieta.