Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:06

Artista plástico mexicano se identifica con la cultura boliviana

El grabador Fernando Jiménez (1966) llegó a Bolivia, junto a su esposa, la historiadora Jovita Aguilar, para impartir talleres y enseñar su obra en Cochabamba.

Fernando Jiménez y Jovita Aguilar. OPINIÓN
Fernando Jiménez y Jovita Aguilar. OPINIÓN
Artista plástico mexicano se identifica con la cultura boliviana

El artista plástico y formador mexicano Fernando Jiménez (1966) llegó a Bolivia, junto a su esposa, la historiadora de arte, Jovita Aguilar (1962), para enseñar en talleres la técnica de grabado galvanografía, que él mismo inventó, y para exponer su potente y abstracta obra en una muestra que se inauguró anoche, a las 19:00, en el salón Walter Terrazas (calle España esquina Heroínas).

Cuenta que es la primera vez que están en Bolivia, pero ya conocían el país a través de la cultura proyectada, como los cholets, que estaban muy emocionados de conocer. Asegura que encuentra muchas similitudes como en el "picante de la comida, la forma de comer el cerdo" o la arquitectura emplazada en montañas, propio también de su ciudad natal Zacatecas. 

"Lo que más nos impactó es descubrir que su país y el nuestro no son tan diferentes, que somos los más cercanos de los latinos. Ni con los peruanos, españoles, colombianos, tenemos esta unión. En cada paso que damos, en cada comida, con sus respectivas diferencias, nos encontramos. Escucho hablar a nuestros amigos y no me brinca el acento, como me pasa con los argentinos", afirma Jiménez, quien lleva más de 30 años dedicándose al grabado y la plástica. 

Jiménez ha dedicado gran parte de su carrera a la investigación de técnicas antiguas de grabado y estampación, llevándolo a crear la galvanografía. Esta técnica del grabado utiliza una lámina galvanizada, sensibilizando y preparándola para que actúe como una piedra litográfica, pero a diferencia del tradicional método no necesita una costosa prensa, sino en una lámina que puede ser reutilizada. 

"Siempre he trabajado con comunidades alejadas, he intentado llevar el grabado a esas comunidades, donde, tal vez, no se tiene los materiales a mano".