Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 19:29

Artista comunitario pinta a Miss Bolivia en la Cancha

Decidió retratar a la Miss Bolivia en el suelo del mercado más grande de Cochabamba.

Cristian, orgulloso junto a su obra. Gentileza
Cristian, orgulloso junto a su obra. Gentileza
Artista comunitario pinta a Miss Bolivia en la Cancha

Cristian Ríos es un artista urbano singular que -asegura- se mueve en la "selva del cemento". El miércoles, este quillacolleño, de 23 años, se fijó una consigna: retratar a la Miss Bolivia Lenka Nemer en la calle de la Cancha, allí donde los calzados de los transeúntes se hunden repetidamente al ritmo de aquellos que llevan la prisa en los pies.

Quiso desafiar los lugares y los tiempos, las cantidades de basura, la indiferencia de los ciudadanos que transitan y la de algunos que venden en sus puestos instalados de frutas, verduras u otros alimentos. Cristian, el mismo que se define como artista comunitario porque su fin no es comercial sino cultural y ecológico, le planta cara a la adversidad en todas sus formas.

Pintar a Lenka en el suelo le demandó casi siete horas que dosificó el miércoles, cuando presentó, "en sociedad", su trabajo. Entrevistado por OPINIÓN, el quillacolleño comenta: "Lo hice justo en la San Martín y Punata. Mi objetivo es, siempre, embellecer las calles. Una imagen entra al subconsciente y te cambia. Lenka es una persona muy humilde. Tenemos el mismo trabajo". Celebra que la modelo, que participó en el Miss Universo de este año, reconociera su labor en las redes sociales, pues la paceña se enteró del buen gesto y compartió las imágenes en su cuenta de Facebook.

Dejar un legado para los artistas comunitarios es su propósito. Sin embargo, a diario atraviesa experiencias que a veces intentan desmotivarlo. Sin ir más lejos, cuando pintó a Lenka en la Cancha se encontró con la situación que creía previsible y que terminó confirmando: la escasa valoración.

En una transmisión en vivo, Cristian fue relatando el suceso que vivió con una persona que descartaba basura a pocos metros de donde él había desplegado su obra. "Realmente es algo duro estar. Pueden ver cómo es la ignorancia de la gente, que nunca ha visto un cuadro, una pintura y que tiene rencor. Como artista, esta es una pequeña escena que nos toca ver. Así de mala es la gente".

"Acá, en esta selva de cemento que se llama la Cancha. La ignorancia tiene una compañera, que es la envidia. Gracias por sus ánimos, por su cariño hacia el arte, hacia lo que hago. Aún estoy en la evolución hacia la perfección".

Su página de Facebook se llama Del Suelo al Cielo Art Cbba, él pinta desde los 15 años y se gana la vida con sus trabajos.

Es uno de los que maneja el centro Ruway, mismo que se encarga de promover la enseñanza comunitaria a niños y adolescentes. Y, desde su lugar, lanza una crítica hacia el medio cultural, que cree monopolizado y sin espacio para los que no son conocidos. "Hay monopolio artístico. Solo están los reconocidos, ¿dónde quedan los nuevos? Se olvidaron de esas personas. Todo lo que se hace hoy en día en el arte es solo comercial".

Su proyecto Ruway, que en en quechua significa "hacer y trabajar", brinda talleres sin costo a los niños. El cambio de autoridades -señala- les costó el desalojo del lugar que disponían.