Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 02:12

Alcaldía reduce presupuesto para Cultura en 41% y Gobernación en 20%

El Gobierno departamental tiene un presupuesto de 550 mil bolivianos para cultura y turismo, y el municipio cuenta con 5 millones para la presente gestión.

Una obra de títeres presentada en el Teatro Achá. DICO SOLÍS
Una obra de títeres presentada en el Teatro Achá. DICO SOLÍS
Alcaldía reduce presupuesto para Cultura en 41% y Gobernación en 20%

La Alcaldía de Cochabamba y la Gobernación del departamento redujeron sus presupuestos destinados a Cultura de 2021 en 41% y 20%, respectivamente, con relación a la gestión pasada, según confirmaron los titulares de ambas reparticiones.

En el caso de la Alcaldía de Cochabamba, el secretario de Cultura y Turismo, José Heresi, puntualizó que el año pasado el municipio destinó 8,5 millones de bolivianos a Cultura y para 2021 el presupuesto es de 5 millones, monto de dinero menor, “justamente por el tema de la pandemia que afectó al sector de las recaudaciones impositivas”. 

En tanto, la Gobernación de Cochabamba, mediante la Dirección de Culturas y Turismo, confirmó que el presupuesto disminuyó en aproximadamente 20%. En 2019, esta repartición pública contaba con 550 mil bolivianos, mientras que para esta gestión el presupuesto es de 400 mil bolivianos, 200 mil para Cultura y 200 mil para Turismo.

En 2019, Turismo contaba con 300 mil bolivianos de presupuesto y Cultura con al menos 250 mil.

Entre las gestiones 2013 y 2015, épocas de bonanza, la Gobernación contaba con un presupuesto de hasta 4 millones de bolivianos y eso se “ha ido reduciendo de acuerdo con la economía del país”, puntualizó el director de Culturas y Turismo, Uvaldo Romero.

“La crisis económica ha obligado a que Cultura y Turismo se fusionen en una sola Dirección, en 2016, lo que implicó reducción de personal y presupuesto”.

En 2016, el presupuesto bajó a 1,5 millones de bolivianos para Cultura y Turismo. En 2018 se trabajó con 900 mil bolivianos y en 2019, el monto fue 750 mil bolivianos.

Romero aseguró que 2020 fue un año muy crítico para la cultura y el turismo, sin embargo, “en los últimos meses de la gestión se trabajó para acelerar todos los procesos y todas las actividades encomendadas”.

Romero dijo que como Dirección lograron ejecutar el 93% del Plan Operativo Anual.

Agregó que en los últimos años aprendieron a trabajar con recursos reducidos, por los recortes que sufrieron las entidades públicas, entre ellas la de Culturas y Turismo de la Gobernación, lo que obliga a buscar recursos en otros espacios. 

“Se busca encarar un año con mucha creatividad y proponer la mayor cantidad posible de proyectos”.

No obstante, Romero señaló que la disminución del presupuesto no debería dar lugar a la queja o al lamento, sino, al contrario, aguzar la creatividad para que se pueda trabajar en proyectos para beneficio de la cultura y el turismo.

MANTENIMIENTO

Heresi, de la Alcaldía, aseguró que el municipio de Cochabamba tendrá que adecuarse a un menor presupuesto, que implica una drástica reducción.

Este presupuesto debe ser utilizado en la organización de eventos, el pago de los salarios y, principalmente, el mantenimiento de teatros, casonas, salas de exhibición y otros espacios en los que se realizan las actividades culturales.

Heresi destacó que la mayor parte del presupuesto, por lo menos el 40%, se utiliza en el mantenimiento y equipamiento de los espacios públicos, algunos patrimoniales como el Teatro Achá.

El presupuesto que el municipio le destinaba a cultura y turismo se ha ido reduciendo en forma progresiva en los últimos cinco años. En las gestiones de mayor bonanza económica, la Alcaldía de Cochabamba contaba con más de 20 millones de bolivianos para ese ítem.  Heresi señaló que, por ejemplo, el presupuesto en 2016 era de 22 millones. 

Uvaldo Romero, quien fue también director de Cultura del municipio de Cochabamba, señaló, por su parte, que el presupuesto alcanzó hasta 21 millones de bolivianos en la gestión 2015, solo en la Secretaría de Cultura. En 2016, “tengo entendido que se llegó a 29 millones de bolivianos”.

ACTIVIDADES

Una de las actividades más cercanas que debe organizar el municipio de Cochabamba es el Carnaval, para lo cual tiene destinados 240 mil bolivianos, cifra menor a la que se tenía presupuestado en la gestión 2020. No obstante, Heresi considera que no se llegará a usar la totalidad de estos recursos.

Lo más probable es que las actividades del Carnaval se realicen en forma virtual, en su totalidad, “porque no se puede poner en riesgo a la población”. 

Con el fin de apoyar a los artistas, el municipio planea realizar actividades virtuales, para contratarlos y que se presenten mediante transmisiones en redes sociales.

Asimismo, se planifica realizar la Feria del Puchero, también de forma virtual y de una manera más creativa, para que la población pueda elegir a la caserita ganadora mediante una plataforma.

Otra actividad que está en carpeta es el concurso de la Concertina y el Acordeón que es muy propia de Cochabamba.

Heresi manifestó que la gestión pasada fue “terrible” para Cultura y

Turismo, porque no se realizaron actividades y para este año esperan reactivar este sector.

En cuanto a la serenata por Cochabamba, estima que para este año se contará con unos 350 mil bolivianos, monto menor a los 500 mil que se tenía para el año pasado.

“No olvidemos, además, que este año cumplimos 450 años de fundación como Cochabamba y hay actividades para el mes de agosto y también para septiembre, por lo que se debe considerar la parte artística con actividades virtuales”.

Por su parte, la Gobernación está pendiente de la organización del Carnaval, que está próximo, una actividad importante a nivel cultural y social, pero también económico.

“Debemos plantear un Carnaval intermedio que cuide la salud de las personas, pero también la economía de los diferentes sectores”.

El Carnaval fue suspendido en 2019 y 2020, lo que ha repercutido en la parte turística y, por ende, en la economía de la población, dijo Romero. 

“Por eso se está planteando varias alternativas para el Carnaval de esta gestión, que sea virtual, bioseguro y responsable, que nos permita reactivar el aparato económico, pero que resguarde la salud de los ciudadanos”.

El 22 de enero es el primer feriado del año y se plantea hacer solo actividades protocolares, sin aglomeración de personas.

“El reto que encara la Gobernación, esta gestión, es reactivar el turismo y la cultura, en el aspecto económico, y a nivel normativo se planteará una ley departamental.