Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:54

CUANDO ERA NIÑA CANTABA EN EL CORO DE LA IGLESIA

Adely, la cantautora boliviana de trap de 17 años que rompe el mercado

La compositora de “Sola” impulsó su carrera en 2019, durante el paro cívico. Le causa risa cuando la comparan con la colombiana Karol G, pero prefiere imponer su estilo.
Adely en una de sus sesiones fotográficas.     Gentileza Adely
Adely en una de sus sesiones fotográficas. Gentileza Adely
Adely, la cantautora boliviana de trap de 17 años que rompe el mercado

“Yo no me enamoro, no creo en el amor, ¡ya tú sabes!”, bromea Adely Arias, en una suerte de afirmación-chiste que deja probar un poco del estilo con el que intenta instalar su marca, su nombre y proyecto.

Su sonrisa guarda un pequeño dejo de timidez, aunque su gesto corporal se encarga de contradecir, al instante, que la muchacha de 17 años sea introvertida. Adely es graciosa, ocurrente y sociable ante las cámaras, bastante más que cuando comenzó con su vertiginosa carrera en la música. Entonces sí, los nervios eran mayores, como es común.

Esta adolescente se ha convertido en la exponente número uno de la música urbana, el trap y el reguetón con sello 100% femenino y boliviano. Porque si Colombia tiene a Karol G, la Tricolor cuenta con la cantautora cruceña, que ha puesto de cabeza al mercado nacional y también al internacional, pues ya algunos medios y youtubers de países limítrofes la han entrevistado y quedaron impactados con su carisma y chispa.

Sabe que rompió los paradigmas sumando su voz al trap, género que en su mayoría se encuentra copado por los hombres. Está decidida a seguir creciendo.

En octubre de 2019, en pleno paro cívico y al calor de los conflictos postelectorales, surgió la pregunta obligada: “¿Qué hago con mi vida?”. Acababa la pre-promo y la consulta para sus adentros era inevitable. Fue entonces que definió su presente y, de paso, su futuro. Se convenció de que no era posible perder tiempo y fue detrás de su anhelo, ese que en su idilio involucraba el escenario, las luces y el brillo.

“Me propuse arriesgarme. Le pedí ayuda a mi hermano, que conocía a productores. Él le habló a uno que luego me realizó la pista de ‘Sola’. Con esa composición arrancamos”, repasa la adolescente, que a los 17 años ha escrito también canciones como “Peligrosa” y “El juego”, e hizo colaboraciones junto a Corona, J Louis, Yeyo y Cesky Boy.

De tocar el piano cuando era niña y ser parte del coro de la Iglesia a lanzar su carrera como solista. Aquí, un poco de la artista boliviana, que va con todo.

P: Si no eres la única, eres de las contadas bolivianas que incursiona en la música urbana y el trap…

R: Hago música urbana, reguetón y tengo trap, también. Estoy súper feliz con todo el apoyo y el cariño que me han dado. Voy un año en la música. Me siento agradecida. Muchas personas me alentaron.

P: Eres muy chica, ¿cómo procesas tu presente?

R: Canto desde muy pequeña. Estuve en clases de canto, también sé tocar el piano. No ha sido de la noche a la mañana. He tenido una base. Recojo un poco de los frutos, pero me falta muchísimo. No me creo la reina. Lo que está pasando es increíble para mí. Tengo los sueños por los cielos, pero piso tierra.

P: ¿Hay presión al saberte una de las pocas referentes en el género?

R: No lo siento como un trabajo pesado. La música es mi pasión. Levantarme a diario e ir a grabar me encanta. Lo hallo como diversión. Obviamente, sé que es un trabajo y le pongo muchas ganas ¿Presión? No sé. Hice una canción que sonó mucho (“Sola”), entonces debo superarla. El tema se escuchó en toda Bolivia. Aspiro a tener mis expectativas pensando en Latinoamérica.

P: Tu crecimiento fue vertiginoso…

R: Aún estando en el colegio, aproveché para componer. En 2019, estaba en pre-promo. Todo el mundo pensaba en qué estudiar o qué hacer de sus vidas. Ahí fue cuando me formulé la pregunta, también. Antes me dedicaba a la música, pero la dejé por un año. Nunca se apagó en mí. Lo que hice fue empezar a escribir en 2019, fue cuando salió “Sola” y “El juego”. Me propuse arriesgarme. Le pedí ayuda a mi hermano, que conocía a productores. Él le habló a uno que luego me realizó la pista de “Sola”. Con esa composición arrancamos. 

P: Detrás de Adely hay todo un proyecto. No solo estás tú, no es algo improvisado, sino que tienes un equipo compacto.

R: Sí. Tuve mucha suerte de comenzar mi carrera con personas que ya la tenían clara. Empecé con el equipo So fresh, Effer y Jaqui. Fue cuestión de suerte y trabajo.

P: Lo bien que te va deja claro que no hay imposibles, aunque las condiciones para hacer música en el país sean difíciles…

R: De hecho, ahora están saliendo muchos artistas, hay talento en Bolivia. Cada vez veo más y eso es súper bueno. Se empieza a notar el talento internacionalmente. Eso está buenísimo. Me abren puertas afuera y ello me encanta.

P: ¿Cómo te llevas con la fama?

R: Como antes estaba en un grupo, éramos cuatro: mi hermano y otros primos. Entre todos nos apoyábamos. Ahora, estando sola, es diferente. Me costó un poquito al principio, hasta que me fui soltando. Ahora me gusta hablar, no tengo vergüenza, solo bailar, ja ja.

P: Tuviste un paso por el coro de la Iglesia…

R: Sí. Inicié cantando en la Iglesia de mi barrio, con el coro de niños, a los 6 años. Ahí estuve hasta que decidí entrar a una escuela de música, donde aprendí cosas profesionales. Fue importante para que ahora escriba mis canciones, pueda cantar en los shows y conozca las técnicas. Todo ha sido preparado para que salga al mundo del espectáculo, ja ja.

P: Adelantaste en las redes un poco de lo que se viene, ¿qué alistas?

R: Se viene un feat con un artista internacional. Me siento emocionada porque cuento con temas que escribí y los tengo ya desde hace un año. No los pude lanzar por la pandemia. Están guardaditos y son los que más me encantan. Ya van a ir escuchando.

P: ¿Cómo es Adely fuera de los conciertos y las interacciones con los fans?

R: Ahora, mi día, mis semanas y meses son completamente música. Terminé el colegio y me dedico, por fin, a esto. Estoy en clases de piano para reforzar. Debo seguir aprendiendo. Estoy en la universidad… a ver qué pasa. Eso me tiene ansiosa. Me encuentro también aprendiendo lo que no se ve, que es la parte de negocios.

P: Si te dicen que eres la Karol G boliviana, ¿te molesta o te ríes?

R: Cuando estaba empezando me decían la Karol G, la Becky G. Claro, me daba chiste. Algunas veces comparan, pero cada artista tiene su propio estilo. Obviamente me encantan ambas, son divas. Aún estoy creciendo en esto. Ellas son las reinas.