Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:08

Adecine apunta a cubrir fondo y modificar artículo de ley

El nuevo director, German Monje, indicó que se buscan alternativas de financiamiento, después de que el PIU disolviera su convenio con la agencia.

El director de Adecine, Germán Monje. ADECINE
El director de Adecine, Germán Monje. ADECINE
Adecine apunta a cubrir fondo y modificar artículo de ley

“No es fácil llevar una institución que es la encargada de gestionar la producción de cine y audiovisual en un país como Bolivia. Es como subirse a un carro automático, nuevo, en décima caja y después de haber manejado un modelo 70”, así calificó German Monje su primera semana como nuevo director de la Agencia de Desarrollo del Cine y Audiovisual Bolivianos (Adecine), tras un año en el que la institución ha estado prácticamente paralizada, al cerrarse el año pasado el Ministerio de Culturas y Turismo, del cual depende.

Según Monje, las nuevas tareas inmediatas y urgentes que se llevarán a cabo son la búsqueda de recursos para poder reactivar el Fondo de Fomento al Cine y Arte Audiovisual Bolivianos, que debía ser entregado en marzo del año pasado beneficiar a 82 trabajos de más de 350 postulantes. La otra medida a corto plazo será la modificación del artículo 17 de la nueva Ley del Cine y Audiovisual Boliviano, que ha llevado a una doble interpretación y “no permite que se implemente la ley ni el acceso a los recursos en cuanto a la cuota de pantalla”.

“El fondo de fomento, contemplado en la ley, ya tuvo un proceso de lanzamiento, participación y evaluación, faltaba la última parte, que es la ejecución. El financiador, el Programa de Intervenciones Urbana (PIU), cambió las reglas de su funcionamiento y deshizo el convenio de financiamiento entre el PIU y Adecine; hay que reactivar este fondo, ya sea con el PIU, si existiera, o buscando otro tipo de recursos para restablecerlo”, indico Monje en una entrevista para este medio.

Aseguró que la decisión de mantener a los beneficiarios seleccionados el año pasado o lanzar una nueva convocatoria depende del financiamiento que se consiga. “Si consiguiéramos, por ejemplo, una subvención de la cooperación internacional y nos ponen condiciones sobre los productos, como los logos o una temática especial, vamos a tener que hacer de nuevo la convocatoria; por otro lado, si podemos conseguir más libremente ese financiamiento, sin condiciones, seguiremos con el proceso que ha habido en 2020”.

En cuanto a la Ley del Cine, se busca modificar su artículo 17, referido a la tasa administrativa a las exhibiciones de producciones extranjeras, ya que existe una doble interpretación que no permite aún cobrar las cuotas. “No está claro si la transferencia tiene que ser antes o después de la exhibición, y el porcentaje. En la ley está que es el 3% de la venta total del cine o distribuidor. Esa doble interpretación del antes o después de la película hay que modificarla. Eso nos permitirá negociar con los empresarios distribuidores y acceder a los recursos del impuesto que permitirá que el fondo sea estable”, finalizó Monje.