Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de abril de 2024
  • Actualizado 16:59

JUDITH PRADA RIBERA.

“Santa Cruz es mi vida, mi paz y mi futuro”

“Santa Cruz es mi vida, mi paz y mi futuro”

Judith Prada Ribera, impregnada del sentimiento cruceño, que ama, admira y respeta a su tierra guarda a su natal Santa Cruz en el corazón y en sus proyectos futuros. “Santa Cruz es mi casa, mi paz, mi tranquilidad y mi futuro”, expresa, con la esperanza de volver un día a la capital cruceña.

La hospitalidad, el trabajo y la honestidad, son cualidades que destaca del cruceño. Judith es periodista, graduada en la Universidad NUR de Santa Cruz, y con una especialidad en Periodismo de Investigación en Berlín Alemania (2005).

Dos situaciones imprevistas la trajeron a Cochabamba, un año atrás: la primera, una propuesta laboral de la cadena televisiva “Cadena A”, para desempeñar el cargo de jefa corresponsal del noticiero en Cochabamba; y la segunda, un curso de la Escuela de Comando y Estado Mayor (ECEM) que su esposo Mario Alex Calle debía desarrollar en su carrera militar.

Luego de más de 10 años en la agitada sede política de Bolivia, La Paz, una amplitud de mente y espíritu son la base para su desempeño en el ámbito laboral. “La Paz, por ser el eje político, tiene un ritmo informativo más amplio, de 24 horas al día y sin descanso”.

Su pasión por el periodismo fue reconocido por varias instituciones. Fue dos veces premio nacional de periodismo en la categoría televisión Mención Honrosa, otorgado por la Asociación Nacional de Periodistas (ANP), y como “Joven Sobresaliente” (2000), otorgado por la Cámara Junior de Santa Cruz, entre otros.

En el ámbito social, admira la pujanza de la ciudad, el trabajo e interés de su gente; pero nada le merece mayor admiración que -en sus palabras- la “maravillosa, exquisita y variada gastronomía”.

Sin embargo el sabor incomparable de un churrasco, preparado por las hábiles manos de su padre, Cándido Prada, no superan la amplia oferta de comida valluna.

Este sabor familiar la embarga de nostalgia. “Extraño mucho a mi familia, a mis 8 hermanos que están en diferentes departamentos del país y el exterior, extraño a mis amigos del colegio, de la universidad, pero también mis 2 horas de los sábados cuando ensayaba canto en el Taller de Jesús en la iglesia”. El calor y apoyo de su familia política le ayuda a cubrir ese vacío que siente al estar lejos de su natal Santa Cruz.