Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de abril de 2024
  • Actualizado 16:08

CAMILO MEDINA.

“Ni cruceño ni k´ochalo... yo soy comarapeño”

“Ni cruceño ni k´ochalo... yo soy comarapeño”

Camilo Medina es el fiscal de Distrito de Cochabamba, nació en Comarapa, Santa Cruz, un poblado que se encuentra en el límite entre ambos departamentos. 

“Cuando vamos a Santa Cruz, nos dicen collas, cuando estamos en Cochabamba nos dicen cambas, por eso digo que no soy ni cruceño ni k’ochalo, soy comarapeño, pero ante todo somos bolivianos”, precisa con orgullo.

El año 1982 salió de su pueblo natal con la intención de nutrirse con nuevas herramientas para ayudar a su tierra. Ingresó a la facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Mayor de San Simón.

Motivos laborales y la familia que formó con María Zulma Montaño, determinaron que su residencia definitiva sea la capital valluna.

Con un fuerte apego a sus raíces campesinas, apoyó desde siempre a organizaciones de productores. “Como abogado fui parte de la creación de dos asociaciones de productores de tomate en Comarapa, una en Santa Cruz y varias en Cochabamba”, señala Medina.

Pese al esfuerzo de sus habitantes, Medina siente el abandono de sus autoridades a su Comarapa añorada. “Cuando uno viene de un pueblo a la ciudad se da cuenta de las necesidades, y creo que lo que más le falta a Comarapa es el mejoramiento de su infraestructura caminera”.

Desde su actual cargo el reto inmediato es concretar las modificaciones a las nuevas leyes para dar soluciones prontas a conflictos, que muchas veces son extendidas por caprichos y malas actitudes de las personas. “En las reuniones de las comunidades los conflictos se resuelven en una o dos reuniones y aquí se extienden por años, y es innecesario”.

En el mes de la primavera Medina se siente doblemente agasajado, por la efemérides cochabambina y por la cruceña. “Se conoce a Cochabamba como el corazón de Bolivia, pero en realidad si nos fijamos bien el mapa, Comarapa es el corazón geográfico de Bolivia”, asevera.

Recuerda que el 11 de junio de 1979, se inició la carrera del Circuito Comarapa, carrera que ahora continúa como el Rally Provincial e integra a destacados corredores de Santa Cruz y Cochabamba. “Yo corría en mi motocicleta Yawa, marca que ahora desapareció, y los corredores desde ese entonces decían que Comarapa era un punto neutral de integración”. Su pasión por este deporte lo impulsó a representar a su tierra en la “Gran Carrera Campesina”, como se denominaba antes la carrera de motos en Cochabamba. Destaca a corredores como Américo Gal, y a su sobrino Andrés García, de 12 años quien representa a Santa Cruz y es puntero en el ranking nacional, en la categoría 85.

Orgulloso de su provincia destaca la vocación agrícola de esta región reconocida por la producción de tomate que es causante de sus delirios como el queso k’acha, un queso de leche de vaca sin sal, y las roscas de maíz con cuajada. “Es una rosca para chuparse los dedos”, asegura.