Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de abril de 2024
  • Actualizado 16:41

JAIME ROBLES.

“Llegué a Cochabamba porque el fútbol así lo quiso”

“Llegué a Cochabamba porque el fútbol así lo quiso”

Jaime Robles Céspedes es uno de los jugadores más afamados del equipo del pueblo. “Llegué a Cochabamba porque el fútbol así lo quiso, cuando me llamaron no la pensé dos veces y me vine con mi esposa y mi hijo”.

Su desenvolvimiento en las últimas temporadas le han merecido la admiración y reconocimiento de su hinchada. “Los mejores años de mi vida los estoy viviendo en el club Aurora, siento que soy muy querido porque me estoy desempeñando bien en el fútbol”, asevera.

Es la segunda vez que forma parte del plantel celeste, el año 2001 permaneció durante un año, y el año pasado retornó nuevamente coronando la incesante carrera que decidió emprender desde niño.

“Cuando tenía 8 años ya quería ser futbolista profesional, luché, me esforcé y lo conseguí”, asevera.

En su carrera profesional formó parte de ocho clubes: siete años en San José, uno en Chaco Petrolero, medio año en Mariscal Braun, dos en La Paz Fútbol Club, un año en Destroyers, dos en Universitario de Sucre, un año en Blooming y tres en Aurora.

Cuenta que antes visitaba la llajta por diversión, pero jamás imaginó que pensaría seriamente en quedarse.

Y si por las mismas circunstancias del fútbol, Robles debe salir de Cochabamba, es probable que no lo haga, el clima de la ciudad, sus amigos, y la hinchada le dieron la motivación para pensar en nuevos emprendimientos que le permitan establecerse con su familia. “Después del fútbol, me gustaría abrir un negocio, lo estamos pensando con mi esposa y a ella también le gusta la idea”, revela. Abrir una lavandería grande está entre sus proyectos futuros.

Su mayor pasión, el fútbol, no le da mucho tiempo para otras actividades, sin embargo aprovecha al máximo los paseos por el parque con su hijo, y las comidas criollas en El Prado.

Él no encuentra grandes diferencias entre Cochabamba y su natal Santa Cruz. “Yo lo veo igual, y me gusta más aquí, porque aquí todos me tratan muy bien, los dirigentes, los amigos y la hinchada”.

Afirma que lo único que la ciudad oriental tiene en su seno y le causa cierta nostalgia es a su madre y a sus hermanos que viven allá. “Pero cuando voy a visitarlos a lo mucho me quedo 15 días, porque el calor me fatiga. El clima de acá es lo que más me gusta, y su comida también es linda”.

Aunque no ha tenido mucho tiempo para recorrer todos los parajes de la ciudad valluna, no piensa dos veces en recomendar a sus coterráneos que visiten Cochabamba y disfruten de sus cualidades culinarias y paisajes.

“Estoy pasando un gran momento, en lo profesional y en mi vida personal, estoy muy agradecido a mi club y a la hinchada”.