Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de abril de 2024
  • Actualizado 16:57

LLEGARON A LA LLAJTA A ESTUDIAR O POR UN MOTIVO LABORAL, PERO LA GRAN ACOGIDA DE LA GENTE LOS CAUTIVA

Hospitalidad y calidez de Cochabamba seducen a cruceños

Hospitalidad y calidez de Cochabamba seducen a cruceños



Ciudadanos cruceños que radican en Cochabamba, desde hace diez o cuarenta años, llegaron a este valle a estudiar, otros a continuar con su carrera profesional, y consolidaron su proyecto de vida estableciendo una familia.

Ése es el caso del médico vallegrandino Andrés Vargas, quien llegó a Cochabamba el año 1983 a estudiar Medicina, debido al prestigio que tenía esta carrera profesional en este departamento.

Vargas se ha sentido siempre como “un invitado de honor” en Cochabamba, por el buen trato que le brindan los k’ochalos.

Radica en la Llajta desde hace 28 años, pero sueña con regresar a su terruño algún día.

“Mi deseo es que la gente ya no abandone Vallegrande. Los que lo hicieron deben retornar para hacer de este municipio una tierra grande”, señala.

El empresario Wálter Ezequiel Molina comparte el sentimiento de Vargas, quien dice sentirse el adulau de Cochabamba. La amistad cultivada en los 42 años que lleva en la Llajta le permitieron fortalecer sus relaciones sociales y laborales.

El cruceño no se complica con la distancia, la cultura, o con los retos que la vida le puedan presentar. “Si extraño algo, viajo a Santa Cruz”, afirma Molina.

“La honestidad, decencia y responsabilidad son parte de una revolución moral que deben practicar todos, estudiantes, profesionales y obreros”, recomienda el fiscal de Distrito de Cochabamba, Camilo Medina.

“Hay que tener una mente amplia para trabajar con un equipo diverso”, explica María Inés Carrasco, quien tiene la satisfacción de haber aportado al crecimiento de su empresa.

El calor de amigos, familias políticas, compañeros de trabajo, y otros hacen llevadera la estancia de cruceños que nunca dejan de añorar a su natal Santa Cruz. La variada y exquisita oferta gastronómica en el valle deja maravillados a los cruceños; pero ninguno deja de extrañar sus añorados platos típicos. “La comida aquí es exquisita, pero nada puede reemplazar el majadito que hace mi mamá”, expresa la gerente regional de la empresa Imcruz, María Inés Carrasco.

El clima y la belleza del paisaje son parte de las razones que cautivan a muchos y los impulsa a iniciar emprendimientos productivos. Tal es el caso del volante de contención del club Aurora, Jaime Robles, quien junto a su familia planifica sus nuevos proyectos a futuro. “El fútbol es mi pasión, pero me gustaría quedarme en Cochabamba”.

El motor del desarrollo de Bolivia

El departamento de Santa Cruz se constituye por décadas en el “motor” que ha impulsado el desarrollo económico de Bolivia, prodigando alimentos en demasía para el mercado interno, según una nota de prensa del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

La nota añade que Santa Cruz genera agroexportaciones al mundo “y con ello empleos de calidad para los bolivianos y bolivianas”.

Entre 1987 y julio de 2011 Santa Cruz generó casi 15.000 millones de dólares por exportaciones.

El auge exportador de Santa Cruz tuvo sus orígenes a fines de la década de los años ’80, con el desarrollo de las llamadas “Exportaciones No Tradicionales” conformadas principalmente por productos de origen agrícola, pecuario, agroindustrial, forestal y manufacturero. En los años ‘90 el crecimiento de las exportaciones departamentales tomó impulso gracias a la suscripción de acuerdos comerciales y la instauración de la zona de libre comercio andina.

La ampliación de mercados de exportación motivó el incremento de la frontera agrícola de cultivos industriales, plasmado en un explosivo crecimiento de las agroexportaciones a la Comunidad Andina (Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador), apunta el IBCE.