Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de abril de 2024
  • Actualizado 04:07

MARÍA INÉS CARRASCO.

“La gente no es igual en ningún lado, y hay que tener la mente amplia”

“La gente no es igual en ningún lado, y hay que tener la mente amplia”

María Inés Carrasco Montero es gerente regional de la empresa importadora y comercializadora de vehículos Imcruz. Desde hace siete años está a la cabeza de la empresa en Cochabamba, tiempo en que ha logrado situarla en un lugar privilegiado. Imcruz actualmente abarca el 65 por ciento del mercado en este rubro.

“Los resultados son muy gratificantes, el primer año que llegué se vendían entre 10 y 12 vehículos al mes, y ahora llegamos a 150”, expresa satisfecha.

Estos resultados determinaron que su proyección a largo plazo sea permanecer en Cochabamba, y seguir creciendo junto a su empresa.

Sin embargo su vida continúa desarrollándose entre Santa Cruz y Cochabamba; su familia, que aún vive en la capital oriental, es la razón que la tiene entre viaje y viaje.

Las comidas de su madre son su delirio; acaba de llegar de un viaje a Santa Cruz, y en su maleta trae consigo un majadito que su madre le preparó. “La comida es muy rica acá, pero nunca será igual que la cocina de la mamá”.

“Extraño mucho a mi familia, llegar aquí y no conocer a nadie fue algo a lo que tuve que acomodarme rápidamente”, expresa. Conservar una mente amplia es para María Inés la clave del triunfo. “La gente no es igual en ningún lado, y tienes que tener la mente amplia como para entender a los demás, aceptar críticas y recibir sugerencias”.

Prueba de este mensaje es el reto que tuvo que atravesar a su llegada hace siete años, cuando se hizo cargo de un equipo bastante diverso.

“Entre mi equipo tengo cochalos, orureños, paceños, cruceños, y hasta españoles”, relata. Cada uno tiene ritmos diferentes de trabajo, que poco a poco tuvieron que articularse con el acelerado ritmo al que María Inés estaba acostumbrada.

“Yo creo que no interesa de dónde eres, lo importante es el trabajo en equipo, todo esto no lo he logrado sola, tengo un equipo muy diverso que ha trabajo muy bien”, asevera.

Es de formación administradora de empresas y su carrera le ha permitido ocupar diferentes cargos, entre éstos ser gerente nacional de créditos en Imcruz y gerente de banca de consumo en el Banco Santa Cruz.

En su experiencia destaca el trabajo de las mujeres bolivianas que las reconoce como emprendedoras, luchadoras y la vez “cabeza” de la familia.