Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 22 de enero de 2022
  • Actualizado 04:39

Variante ómicron del COVID enciende las alarmas; países cierran fronteras y OMS espera "más estudios"

Varias naciones restringen el ingreso de viajeros procedentes de Sudáfrica, donde se originó la mutación. Por otro lado, el país afectado pide "no exagerar" con las restricciones que "atentan contra los negocios".
Una imagen de un aeropuerto de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. El mundo está en alerta por variante ómicron. EFE
Una imagen de un aeropuerto de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. El mundo está en alerta por variante ómicron. EFE
Variante ómicron del COVID enciende las alarmas; países cierran fronteras y OMS espera "más estudios"

El mundo está en alerta por la presencia de la variante ómicron de la COVID-19, que se ha originado en Sudáfrica. En sus reportes preliminares, la Organización Mundial de la Salud (OMS) había indicado que la misma podría ser más contagiosa. 

De inmediato, varios países determinaron poner restricciones para personas que proceden de dicho continente. En algunos casos, como Austria, retomaron las cuarentenas localizadas. Por otro lado, la OMS aseveró anoche que todavía no está demostrado que esta mutación genere casos más graves de la patología.

La institución agregó que muchas de las primeras infecciones por ómicron reportadas son de estudiantes universitarios, "jóvenes que tienden a sufrir formas mas moderadas de la enfermedad", destacaron los miembros del Grupo Asesor de Expertos en la Evolución de Virus de la OMS.

El grupo de estudio insistió en que "comprender el nivel de gravedad de la variante ómicron podrá tardar varios días o semanas".

Sin embargo, las restricciones ya están "a la orden del día" por el temor a la posibilidad de mayor transmisibilidad de esta variante. 

Según refleja el diario El País,  los países de la Unión Europea han acordado prohibir temporalmente los viajes con salida y destino al sur de África, como había propuesto la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. 

Alemania, Italia, Países Bajos, España y Francia ya habían adoptado esa suspensión antes del anuncio de la posición comunitaria. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunció que España también tenía intención de impedir la llegada de pasajeros desde Sudáfrica y Botsuana. 

Según señaló Darias en unas declaraciones a RTVE, al próximo Consejo de Ministros se llevará “un acuerdo de restricción de vuelos procedentes” de ambos países, aunque la lista puede aumentar. “Y también vamos a exigir a países de alto riesgo no solo la vacunación, sino un test de antígenos y PCR”, ha añadido, de acuerdo con lo reflejado por el periódico español.

En Estados Unidos e Israel (dos países que avanzaron bastante con la vacunación), los gobiernos adoptaron medidas similares. Esto también tiene que ver con que la mutación ya fue detectada en otros países del Viejo Continente.

El primero en hacerlo fue Bélgica. "Se trata de una mujer no vacunada que viajó a Egipto y transitó por Turquía, y que dio positivo el lunes, según confirmó el ministro de Asuntos Sociales y Salud Pública, Frank Vandenbroucke", informó la BBC en su portal web.

Posteriormente, Reino Unido reportó dos casos positivos de dicha cepa. El ministro de Salud, Sajid Javid, indicó que fueron identificados por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido en Essex y Nottingham, Inglaterra.

Las malas noticias van escalando, puesto que, de acuerdo con una nota periodística de dicha página, Países Bajos detectó 13 infectados por ómicron en un vuelo de Sudáfrica a Ámsterdam. Alemania también reportó dos contagios en pasajeros que aterrizaron el pasado 24 de noviembre en el aeropuerto de Múnich. 

Entretanto, el Instituto Superior de Sanidad (ISS) de Italia informó que un caso "atribuible" a la variante ómicron del coronavirus fue detectado en el país. Según informó la institución, el hombre había recibido las dos dosis de la vacuna.

La misma variante ha reportado casos en Dinamarca, Australia e Israel, que también aplican restricciones. Ante este panorama, ha crecido el número de internautas que pide que el Gobierno de Bolivia adopte medidas similares para evitar el avance del patógeno.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, aseguró que no prevén tomar estas determinaciones con base en lo que expresó la OMS. “Llevará unas pocas semanas entender qué significa esta variante”, había dicho el viernes Christian Lindmeier, portavoz de la organización. 

Por su parte, Sudáfrica pide que sean levantadas las "exageradas" restricciones, que atentan "contra los negocios y el turismo de los países involucrados". Pero las alarmas ya están encendidas.

La ómicron, cuyos primeros casos se detectaron hace dos semanas y que preocupa por las más de 30 mutaciones que se han identificado, fue considerada "variante de preocupación" por el grupo de expertos de la OMS el viernes, lo que obliga a un seguimiento especial por parte de laboratorios de todo el mundo.