Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de enero de 2022
  • Actualizado 16:03

Portugal entra en 2022 con 23.290 contagios de covid y 21 muertos

Portugal mantiene las restricciones en Lisboa hasta el 15 de junio. EFE
Portugal mantiene las restricciones en Lisboa hasta el 15 de junio. EFE
Portugal entra en 2022 con 23.290 contagios de covid y 21 muertos
Portugal registró este 31 de diciembre 23.290 nuevos casos de coronavirus, un breve respiro tras el crecimiento que notificaban los contagios desde comienzos de esta semana, y 21 fallecidos, según muestra el primer boletín de 2022 de las autoridades sanitarias lusas.

Según un informe difundido hoy por la Dirección General de Salud (DGS) de Portugal, hubo 1.023 hospitalizados (uno menos que los registrados el viernes) y 142 personas en cuidados intensivos (tres menos).

Las cifras de contagios en el país han sufrido fuertes crecimientos esta semana y han alcanzado niveles jamás registrados desde que comenzó la pandemia, aunque las hospitalizaciones y fallecimientos son muy inferiores a los registrados hace un año.

El martes, día en el que comenzaron los incrementos -pocos días después del inicio de las fiestas navideñas-, se registraron 17.172 nuevas infecciones; el martes, 26.867; el miércoles, 28.659; y el viernes 30.829.

Portugal, con 10,3 millones de habitantes, acumula 1.412.936 casos confirmados y 18.976 fallecimientos desde que estalló la pandemia.

Las autoridades prevén que los contagios notificados por día puedan alcanzar los 37.000 en la próxima semana.

La incidencia a 14 días, actualizada por última vez el viernes, se disparó hasta los 1.182,7 casos por cada 100.000 habitantes y el índice de transmisión (Rt), que mide el número de personas que contagia un infectado, se situó en 1,35.

RÉCORD DE PRUEBAS COVID

Portugal, que afronta actualmente su quinta ola de contagios y la expansión de la variante ómicron, ha decretado un periodo de "contención" y ha impuesto una serie de restricciones para prevenir infecciones, como exigir test negativo para acceder a determinados establecimientos, lo que ha provocado el aumento de peticiones para realizarse la prueba.

Esas restricciones se han endurecido durante las principales fechas de las fiestas navideñas, como el 24, 25, 30 y 31 de diciembre, así como el 1 de enero, y han exigido test con resultado negativo para entrar en la restauración, han prohibido el consumo de alcohol en la vía pública y han exigido el cierre del ocio nocturno.

En ese contexto, el Instituto Nacional de Salud luso (INSA) difundió este sábado un comunicado en el que informó que el 30 de diciembre se realizaron en el país 402.756, un "nuevo máximo de pruebas diarias" (con una tasa de positividad del 9,2 %), de los que el 76 % fueron test rápidos de antígenos de uso profesional.

Desde que comenzó la pandemia, se han realizado cerca de 26,5 millones de pruebas de diagnóstico de covid (sin incluir los autotest).

La variante ómicron ya es dominante en Portugal y el 29 de diciembre registraba una proporción estimada del 82,9 %  de los casos, en línea con las previsiones preliminares de las autoridades, que indicaban que 2021 acabaría con cerca del 90 % de casos causados por esta variante.

Las restricciones de estos días forman parte del periodo de "contención" anunciado por el Gobierno, enmarcado en el "estado de calamidad" -impuesto el 1 de diciembre-, que ha llevado desde el 25 de diciembre al cierre del ocio nocturno, el teletrabajo obligatorio y los test en hoteles.

Desde el 25 de diciembre y hasta el 9 de enero es obligatorio presentar un test negativo para entrar en hoteles, bodas y bautizos, espectáculos culturales y recintos deportivos como estadios de fútbol, independientemente del aforo.

El test también es obligatorio para los vacunados, y sólo están exentas las personas que tienen un certificado digital de recuperación porque han pasado el virus en los últimos 6 meses.

También estarán cerradas las guarderías, aunque centenares de escuelas estarán abiertas para acoger a los hijos de los trabajadores esenciales.