Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de enero de 2022
  • Actualizado 15:53

Francia marca un nuevo récord de contagios diarios con 332.252

El ministro hizo hincapié en que las personas que no están vacunadas tienen un riesgo 20 veces mayor de acabar en las unidades de cuidados intensivos que el resto.
 
Una calle central en Francia en tiempos de pandemia. ARCHIVO
Una calle central en Francia en tiempos de pandemia. ARCHIVO
Francia marca un nuevo récord de contagios diarios con 332.252
Francia registró este miércoles un nuevo récord diario de contagios con 332.252, después de los 271.686 comunicados la víspera, mientras siguieron también aumentando las hospitalizaciones, que no obstante están en niveles por ahora claramente inferiores a los de olas precedentes.

Horas antes de que el organismo de sanidad pública hiciera públicas las cifras de la jornada, el ministro de Sanidad, Olivier Véran, había avanzado que la cifra de 335.000 nuevos casos de covid durante el debate ante la Asamblea Nacional de un proyecto de ley para imponer un certificado de vacunación en lugar del certificado sanitario.

Véran justificó ese proyecto de ley, que si se adopta como quiere el Gobierno la semana próxima obligará a tener la pauta de vacunación completa para una multitud de actividades sociales como tomar algo en un bar o en un restaurante, ir al cine, a un espectáculo, a un teatro o viajar en transportes públicos de largo recorrido.

El ministro hizo hincapié en que las personas que no están vacunadas tienen un riesgo 20 veces mayor de acabar en las unidades de cuidados intensivos que el resto.

Hoy había 20.688 personas hospitalizadas por coronavirus en Francia y 3.695 en las ucis, lo que supone un incremento respecto al martes, cuando eran 20.186 y 3.665, respectivamente.

En cualquier caso, esas magnitudes están muy lejos de los récords absolutos de 33.500 hospitalizados a que se llegó a mediados de noviembre de 2020 y de los más de 7.100 enfermos en las unidades de cuidados intensivos que hubo a comienzos de abril de ese mismo año.

La tasa de incidencia del coronavirus en siete días en Francia ha superado el listón de los 1.900 casos por cada 100.000 habitantes desde el 2 de enero, el último día para el que hay cifras oficiales.

El número de muertos también ha ido en aumento. El martes se comunicaron 351, cuando hasta el 1 de enero en la semana precedente se habían contabilizado 1.272 fallecimientos.

Desde los primeros registros de la epidemia en febrero de 2020, en Francia han muerto 124.809 personas.

Por lo que respecta a la campaña de vacunación, en las últimas 24 horas se pincharon 66.347 personas para las que era su primera inyección.

En total, hay casi 51,9 millones de personas con la pauta completa de vacunación, lo que representa un 76,9 % de la población. Además, cerca de 26,2 millones han recibido la dosis de refuerzo, que en Francia se viene administrando desde el 1 de septiembre.

La actualidad sobre la covid en Francia ha estado marcada en las últimas horas por las palabras del presidente, Emmanuel Macron, que en una entrevista al diario Le Parisien mostró su voluntad de poner toda la presión sobre los no vacunados, al decir que tiene muchas ganas de fastidiarlos y para ello utilizó un verbo coloquial, "emmerder", que también puede traducirse por joder o por putear.

Esa expresión provocó una fuerte reacción, con críticas desde la oposición política y un bloqueo de varias horas en la Asamblea de la tramitación de su proyecto de ley sobre el certificado sanitario.

Su primer ministro, Jean Castex, trató de justificar ese polémico término utilizado por Macron, al señalar que "hay un problema con los ciudadanos que rechazan vacunarse. No es insultar a nadie. Es la realidad que ha querido recordar el presidente de la República".

Ese problema de los no vacunados, según Castex, es que por su decisión de no vacunarse hacen correr más riesgos de contaminar a otros y de colapsar los servicios sanitarios.

Más allá de la polémica, el primer ministro hizo un llamamiento a los diputados para que sigan adelante con el examen del proyecto legislativo e hizo hincapié en que "la vacunación es y sigue siendo nuestra arma esencial y vamos a seguir favoreciéndola".