Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 20:05

Científicos descubren un nuevo método para bloquear la infección del coronavirus

ientíficos trabajan en un laboratorio en foto de archivo. EFE
ientíficos trabajan en un laboratorio en foto de archivo. EFE
Científicos descubren un nuevo método para bloquear la infección del coronavirus

Un equipo de científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) ha descubierto un método para evitar que el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, infecte a otras células, algo que puede ser clave en futuros tratamientos contra esta enfermedad.

Los expertos han descubierto la forma en que ciertas enzimas transforman ácidos grasos a uno de los componentes más importantes del coronavirus, la proteína "spike" que forma la membrana espinosa, clave en el proceso de infección a otras células.

Consiguientemente, medicamentos capaces de modificar los ácidos grasos "evitan de forma eficaz que el SARS-CoV-2 infecte otras células", destacó EPFL en un comunicado, subrayando que el hallazgo también puede aplicarse contra otros virus, como los de la gripe o el herpes.

El estudio, que se ha publicado en la revista especializada "Developmental Cell", explica que la transformación de ácidos grasos es conocida en términos especializados como S-acylación y es llevada a cabo por unas enzimas llamadas zDHHC-acetyltransferasas.

Dichas enzimas añaden ácidos grasos a proteínas y aminoácidos con el fin de optimizar sus funciones, entre ellas, en el caso de los virus, su capacidad de infectar células vecinas.

ANTIVIRAL

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) inició este lunes el proceso de revisión continua del fármaco antiviral molnupiravir, que se administra vía oral, para el tratamiento de pacientes adultos contagiados con la COVID-19.

El comité de fármacos de uso humano (CHMP) analizará la eficacia, la calidad y la seguridad del uso de este antiviral, también conocido como Lagevrio o MK 4482, como tratamiento de la enfermedad causada por el coronavirus, y la revisión seguirá hasta que haya suficientes evidencias para que se solicite una licencia de uso en la Unión Europea (UE).

Este fármaco, desarrollado por la farmacéutica estadounidense Merck Sharp & Dohme en colaboración con la biotecnológica Ridgeback Biotherapeutics, puede reducir la capacidad del SARS-CoV-2 de multiplicarse en el cuerpo, evitando la hospitalización o fallecimiento de adultos contagiados, según sugieren los estudios.