Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de junio de 2021
  • Actualizado 12:50

Brasil suma 3.086 muertes y Senado investiga a Bolsonaro

El mandatario es investigado por las "omisiones o "faltas" en su gestión contra la COVID-19. La comisión está llena de opositores.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (d), durante una conferencia de prensa. EFE
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (d), durante una conferencia de prensa. EFE
Brasil suma 3.086 muertes y Senado investiga a Bolsonaro

Brasil, uno de los países del mundo más castigados por la pandemia, sumó este martes 3.086 muertes diarias por COVID-19 en las últimas 24 horas, mientras el Senado instaló ayer una comisión para investigar posibles omisiones del Gobierno de Jair Bolsonaro en su gestión contra el virus. 

La comisión, con 11 miembros titulares y siete suplentes, tiene apenas cuatro senadores alineados con Bolsonaro y determinará si el Gobierno tiene alguna responsabilidad en el agravamiento de la crisis sanitaria, cuando Brasil se acerca a los 400.000 muertos y ya duplicó en cuatro meses de este año el total de fallecidos en 2020.

El grupo podrá convocar a declarar ministros y otras autoridades y de hecho ya se planteó el propósito de interrogar al titular de la cartera de Salud, Marcelo Queiroga, y a sus tres antecesores, que se sucedieron en el cargo ya en plena pandemia.

En la primera sesión fue elegida la directiva de la comisión, que será presidida por Omar Aziz, del Partido Social Democrático (PSD), una formación de centro que se declara independiente.

Como vicepresidente fue electo el senador Randolfe Rodrigues, del partido ecologista Rede y uno de los más duros críticos de Bolsonaro en el Parlamento.

El cargo de instructor, clave para el curso de la investigación, recayó en Renan Calheiros, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), un partido de centroderecha que no oculta su carácter opositor.

El gigante latinoamericano ha registrado una ligera desaceleración en la curva epidemiológica, tras varias semanas de récords que han hecho que los primeros cuatro meses de 2021 sean más mortíferos que todo 2020.