Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 08:03

La Copa, con muchas marcas a romper desde el viernes

La Copa, con muchas marcas a romper desde el viernes


El torneo más antiguo del mundo tendrá desde este viernes a equipos que buscarán romper récords vigentes en este certamen.

Uno de ellos será el que tiene Argentina. La Albiceleste, que tiene 14 coronas en este torneo, intentará igualar la marca que ostenta la selección de Uruguay (15), que es la que más lauros tiene.

Chile quiere igualar otro récord. Si la trasandina logra un tercer título consecutivo, empataría con Argentina como el equipo que más veces seguidas ha ganado el torneo, lo que la Albiceleste consiguió en las ediciones de 1945, 1946 y 1947. La principal candidata para impedirlo es Brasil, que ha ganado el título las cuatro veces que ha sido anfitriona (1919, 1922, 1949 y 1989), misma circunstancia que ocurre con Uruguay (7) y Colombia (1).

Los goleadores históricos de la Copa son el argentino Norberto Méndez y el brasileño Zizinho, ambos con 17 tantos, una marca solo al alcance del peruano Paolo Guerrero y del chileno Eduardo Vargas, los dos máximos artilleros en activo, con 11 y 10 goles, respectivamente.

También se intentará superar la mayor goleada, que requiere hacer 13 goles y no recibir ninguno, para superar el 12-0 que Uruguay endosó a Ecuador (1942). La Celeste tiene el récord de más goles en menos tiempo al batir a Bolivia cuatro veces en 5 minutos en la goleada (9-0) de 1927.

El récord de imbatibilidad es para Colombia, que acumuló 803 minutos de juego sin recibir un gol. La cafetalera salió campeón en 2001 con su portería a cero en seis partidos (540 minutos). De 1999 traía 25 minutos sin goles recibidos y en 2004 acumuló otros 238 hasta que el peruano Nolberto Solano rompió la racha.

El estadio Maracaná, sede de la final de este año, tiene el récord del partido de mayor asistencia de la historia de la Copa, con 170.000 espectadores en la final de 1989, lejos de la capacidad actual del coloso carioca, limitada a 74.000 asientos.

Otro récord es el cotejo más largo, acontecido en 1919 cuando Brasil y Uruguay jugaron un partido de 150 minutos, con dos prórrogas después de los 90 minutos. En la segunda de ellas Brasil pudo anotar el gol de la victoria.