Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 05 de diciembre de 2019
  • Actualizado 18:44

“Marchamos para pedir que se respete nuestro territorio”

“Marchamos para pedir que se respete nuestro territorio”
El corregidor de la comunidad El Paraíso del río Sécure del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), Antonio Vargas Mosua de 75 años de edad, aseveró que son parte de la IX marcha para pedirle en La Paz al presidente Evo Morales que respete su territorio.

“Nosotros precisamente a eso venimos a tener una entrevista con nuestro gobierno boliviano. Nosotros lo que queremos es que se respete el Territorio Parque Isiboro Sécure, ahí hay muchos recurso que son parte de nuestra sobrevivencia”, declaró el indígena a Erbol.

Vargas nació, creció y formó su familia en el TIPNIS; su esposa y el único hijo que tiene ella, son parte de la marcha. En la comunidad El Paraíso el indígena se dedica a la agricultura con la siembra de arroz, plátano, yuca y otras hortalizas.

Caza y pesca

La caza y pesca es otra forma de sobrevivencia en el Isiboro Sécure, con lo que Antonio Vargas sustenta a su familia. Contó que en su población habitan 12 familias y en su mayoría son parte de la movilización indígena que demanda la abrogación de la Ley 222 de “post consulta” sobre la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos en medio del Parque.

“El agua se va contaminar y nosotros vivimos con eso. Cazamos los peces para nosotros, ni siquiera es para venderlo”, manifestó.

Al indígena le extrañó que el gobierno no atienda sus demandas a pesar de que el Primer Mandatario es originario de un territorio ancestral del departamento de Oruro, sin embargo, decide dialogar con otros sectores del país.

“Creo que somos hermanos y ahora nuestro gobierno nos desconoce como si fuéramos animales, en pocas palabras, y por eso los pueblos indígenas estamos admirados  de nuestro gobierno, por eso se nos porta de esa manera", lamentó.

Carretera a dos días de viaje por río

Antonio Vargas explicó que de construirse la vía en el TIPNIS les tomará dos días de viaje, navegando por los ríos, para llegar al mismo y que sólo beneficiará a cocaleros y ganaderos.

“Dos días con motor fuera de bordad nos tomará llegar a la carretera (…) no prohibimos nosotros la carretera, pero sí que se haga por otro lado pero no atropellando el territorio partiéndolo”, puntualizó.