Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de junio de 2024
  • Actualizado 00:00

Giro de 180 grados en caso TIPNIS: Evo anuncia anulación de contrato con OAS

Giro de 180 grados en caso TIPNIS: Evo anuncia anulación de contrato con OAS

 La tarde del lunes 9 de abril, el presidente Evo Morales y su equipo más cercano dieron un viraje en el tratamiento del proyecto de la carretera de Villa Tunari a San Ignacio. Fue un giro inesperado que se tradujo en el envío de una carta a la empresa brasileña OAS, en la que le informan de que el Estado Plurinacional de Bolivia iniciará el proceso de resolución del contrato del proyecto vial cuyo diseño pasa por el TIPNIS.

Tras la determinación adoptada vino la ejecución, desde el escenario técnico y político. En el primer caso, la remisión de la nota formal, en el marco del contrato firmado por el gobierno boliviano y la OAS, para que empiecen a correr los plazos y en el político, el anuncio de la determinación y la defensa de la nueva posición gubernamental.

“Hemos iniciado un proceso de anulación de la construcción del camino Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, especialmente en el tramo uno y tres”, dijo muy temprano esta mañana Evo Morales, el presidente del Estado Plurinacional, desde el Palacio de Gobierno.

El Jefe de Estado defendió la determinación con el argumento de que la OAS no ha cumplido el cronograma de los tramos I y III del controvertido proyecto y a ello ha añadido presuntos incumplimientos en otros proyectos carreteros a cargo de la cuarta empresa constructora del Brasil.

“El día lunes 9 de abril se recibió una nota de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), donde se nos transmite la intención de iniciar un proceso de rescisión del contrato de construcción de la obra denomina Villa Tunari – San Ignacio de Moxos”, dijo a Oxígeno el vocero de OAS, Pablo Siles.

De esta forma, el vocero de la empresa brasileña también informó que “analizarán el tema respectivo en los plazos previstos”, todo en el marco contractual suscrito; para así emitir la respuesta correspondiente.

“Es importante el camino, pero empresas que no cumplen saben ustedes que se ejecuta la boleta de garantía como hicimos con muchas empresas", agregó el Primer Mandatario, punta de lanza de la defensa de la construcción del proyecto vial.

Horas antes de la determinación el gobierno de Morales sostenía una estrategia de defensa de la consulta previa para la construcción de la “primera carretera ecológica”, una que pase por el TIPNIS y, según el financiamiento adjudicada a la OAS.

 “La marcha de ustedes no va a ser en vano”, había dicho el 16 de marzo el presidente Evo Morales a los indígenas del Conisur, que caminaron desde Trinidad hasta La Paz para que se construya la carretera.

Este medio se comunicó con la embajada de Brasil en Bolivia para consultar la posición oficial, la que no pudo ser conseguida debido a que el gobierno de Morales no les puso en conocimiento oficial sobre las últimas novedades.

El fin de semana se realizará la Cumbre de las Américas donde coincidirá el presidente Evo Morales y la presidenta de Brasil, Dillma Roussef.

La carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos, tiene en su primer diseño 306 kilómetros y su costo total asciende a 415 millones de dólares, de los cuales 332 millones deben ser otorgados por el Banco de Desarrollo de Brasil (BNDES); pero por el momento se espera la modificación del tramo II, para ver las nuevas opciones de extensión y costo.

¿Será cierto?

Durante la jornada, diferentes actores opositores pusieron en duda el anuncio del Presidente Morales y, en especial, los sectores que son parte de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano anunciaron que la novena marcha continuará, a pesar de que se haya iniciado el proceso de resolución del contrato.

“Decimos con claridad que estamos frente a unja declaración del Presidente que no corresponde a la realidad de los contratos y que es engañosa; el contrato no habla de anulación, habla de resolución”, dijo el líder nacional del Movimiento Sin Miedo, Juan del Granado.

En efecto, la carta enviada por la Administradora Boliviana de Caminos señala que el gobierno ha iniciado el proceso de resolución del contrato.

Al final de la tarde, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, salió para dar unas breves declaraciones. El inicio del proceso de resolución del contrato ponía en riesgo el financiamiento brasileño al proyecto carretero, que hizo estallar el conflicto político y social de mayor factura para el gobierno de Morales.

“El crédito del Banco de Desarrollo del Brasil es para una empresa brasileña, rompiendo con OAS tendría que haber otra empresa brasileña para que el proyecto continúe. Si contratamos otra empresa colombiana, boliviana ya el proyecto del BNDES no va y hay que buscar otra fuente de financiamiento”, declaró Arce.

Sin embargo, el ministro no informó de que el estado boliviano haya iniciado los contactos para encontrar otra empresa dispuesta a construir la carretera de Villa Tunari a San Ignacio.

Y como parte del viraje, el ministro de Economía y Finanzas expresó un punto de vista personal: el financiamiento de la carretera es caro.

“El crédito del BNDES es sumamente caro desde mi punto de vista. Creo que con las tasas actuales se puede conseguir otras fuentes de financiamiento. Ese es mi criterio, otra empresa otro crédito en mejores condiciones para el país”, explicó Arce.