Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 03:39

Fundación tierra advierte que colonizadores acaparán el TIPNIS

Fundación tierra advierte que colonizadores acaparán el TIPNIS
Un informe del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), reflejado por el portal de la Fundación Tierra, evidencia que en los últimos años los cocaleros del polígono 7 se expandieron en tierras comunitarias de pueblos indígenas, incluso algunas comunidades abrían sido absorbidas por la colonización de estas tierras al interior del TIPNIS.



El informe señala que la zona colonizada  abarca aproximadamente 90 mil hectáreas, ocupadas por 61 sindicatos (propiedades individuales) y una comunidad indígena (Santísima Trinidad).



No obstante, cuando el TIPNIS fue reconocido como territorio indígena en 1990 y posteriormente legalizado con la entrega del título ejecutorial en 2009, incluía nueve comunidades indígenas en el Polígono 7. Esas comunidades eran: Limo, Sasasama, Villa San Juan de Dios, San Juan Nuevo, Santa Ana, Santísima Trinidad, Fátima de Moleto, Mercedes de Lojojota y San Benito.



Actualmente, y de acuerdo con el informe técnico del INRA (2011), dos de esas nueve comunidades están registradas como sindicatos: Sindicato Moleto y Sindicato Agrario Santa Ana. El resto ni siquiera aparece en la nómina, lo que hace suponer que han sido absorbidas por los sindicatos cocaleros. 



En relación con Santísima Trinidad, la única que conserva su condición de comunidad indígena, ésta ha sufrido un recorte en su superficie. Según figura en un informe del Servicio Nacional de Áreas Protegidas, a esta localidad le correspondían 2.089 hectáreas en 2010; pero en el informe del INRA la superficie bajó a 1.912,8907 hectáreas.



Por su parte el Director de la Fundación Tierra Gonzalo Colque, advirtió este viernes que el objetivo de la ley de consulta previa sancionada por la Asamblea Legislativa, oculta implícitamente la autorización para construir el tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. 

“Lo que no esta claro en la Ley es que si se quiere acceso a los recursos naturales, implícitamente esa es una aceptación a la carretera, entonces ahí existe una conducta de mala fe en cuanto a la manera en que se plantea el objeto de consulta”, manifestó Colque. 

Asimismo advierte que la realización de esta consulta podría ocasionar enfrentamientos y hasta una crisis entre bolivianos.