Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 20:17

Defensor dice que comunario no murió por bala y bloqueos continúan

Defensor dice que comunario no murió por bala y bloqueos continúan


El ministro de Gobierno, Carlos Romero, el Comandante de la Policía, general Abel de la Barra y el representante del Defensor del Pueblo de Cochabamba, Nelson Cox, informaron ayer, por separado, que la herida que provocó la muerte de Samuel Vallejos Vargas no fue por el impacto de un proyectil de arma de fuego.

Los productores de coca de Colomi, Pojo, Pocona, Cocapata y Tiraque bloquean desde el lunes las carreteras nueva y antigua a Santa Cruz. Los campesinos anunciaron que no levantarán las medidas de presión hasta que el presidente Evo Morales y el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, lleguen hasta la zona de conflicto para dialogar.

Los movilizados demandan ser reconocidos con precisión en la zonificación autorizada para la producción legal de la hoja de coca, que dicta la Ley 906.

El conflicto se agudizó con la muerte de Vallejos, la noche del martes. Horas antes, la Policía llegó a Colomi a despejar la carretera con gases lacrimógenos, pero no logró hacer retroceder a los bloqueadores. Se registraron enfrentamientos, los comunarios respondieron a la gasificación a pedradas.

Vallejos era mecánico de profesión y fue encontrado muerto a 200 metros de su taller. Este incidente exaltó a toda la comunidad que decidió, ayer, instalar nuevos puntos de bloqueo y acentuar sus medidas de presión.

Nelson Cox acudió a la localidad de Colomi, donde se registró la muerte del mecánico. Tras la realización de la autopsia, la autoridad descartó que la herida fuera provocada por un arma de fuego. Por su parte, la familia y los comunarios se mostraron enfurecidos por los resultados preliminares, atribuyendo el fallecimiento del joven a un impacto de bala. Declararon que no habrá entierro y se radicaliza el bloqueo, hasta que el hecho sea esclarecido por las autoridades.

Ayer en la tarde, Nelson Cox informó que la autopsia realizada al cadáver de Vallejos, desestima la teoría de que falleció por el impacto de un proyectil disparado por un arma de fuego.

"Se ha efectuado el examen para determinar que la causa de la muerte fue por un shock hipovolémico a consecuencia de una herida, de una lesión causada por un proyectil que no es una bala de un arma de fuego. Se ha descartado esto", aseguró en el velorio.

En la noche, el ministro Carlos Romero negó el uso de armas y la posibilidad de que la herida haya sido provocada por una bala.

Abel de la Barra explicó que la herida no corresponde a la lesión que caracteriza un impacto de bala. Además, aclaró que la Policía está determinada a actuar según un protocolo establecido que prohíbe el uso de armas de fuego en sucesos similares.

“La Policía jamás utiliza armas de fuego en este tipo de conflictos”, aseveró.

Por su parte, el fiscal de Distrito de Cochabamba, Óscar Vera, aseguró que hoy se brindará la información oficial de la autopsia. Vera declaró que se requiere que los médicos forenses brinden el informe oficial.

La familia de Vallejos enfatizó que no era parte del grupo de bloqueadores y que intentó evitar el lugar del bloqueo durante los enfrentamientos del martes.

El padre del fallecido, José Manuel Vallejos, aseguró que su hijo no acudió a su taller en la mañana por los conflictos; sin embargo relató que en la noche Samuel trató de llegar a la zona y que fue perseguido. Vallejos insistió en que el entierro no se efectuará hasta que se presenten resultados de las investigaciones del caso y se dialogue con autoridades nacionales.

Durante la mañana de ayer, se realizó el velorio en la casa del padre de la víctima. Los pobladores de Colomi, transportistas e incluso algunos viajeros que se quedaron estancados en la zona, acompañaron a la familia en su momento de duelo y despedida.

Los pobladores de la zona velaron al fallecido en un ambiente de sentimientos de tristeza, indignación y resignación. Tras la realización de la autopsia, en la tarde, los comunarios se exaltaron más por la falta de claridad en los informes preliminares de la muerte.

Posteriormente, el cuerpo de Vallejos fue trasladado a la zona del hecho luctuoso, como un acto simbólico de protesta. El sonido de la banda funeraria se entremezcló con el llanto de la familia; los gritos y acusaciones de los pobladores generando una atmósfera de tensión.

El traslado del ataúd de Samuel al primer punto de bloqueo tuvo que atravesar dos kilómetros de camiones varados en la carretera. La multitud que acompañó el féretro tuvo que buscar espacios entre los motorizados que ocupaban hasta tres filas en la ruta.



PERJUICIO Los bloqueos de la zona, no solamente dificultaron el traslado del cuerpo de Samuel, sino también perjudicaron a cientos de viajeros que tuvieron que caminar kilómetros, cargando niños, maletas, mascotas y productos comerciales.

Los pasajeros, desprevenidos de los bloqueos, tuvieron que salir de los vehículos que los transportaban, a un ambiente hostil por las condiciones climáticas, conflictivo por los acontecimientos sociales y paralizado por el velorio de Samuel.

El representante de los bloqueadores Édgar Lino aseguró que están conscientes de los perjuicios causados a la población y al sector comercial del país. No obstante, aseguró que las medidas de presión se radicalizarán si las máximas autoridades nacionales y departamentales no acuden a Colomi para dialogar.