Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 11:04

Cultivos de coca suben 14 por ciento , el trópico tiene 1.200 hectáreas más

Cultivos de coca suben 14 por ciento , el trópico tiene 1.200 hectáreas más


La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) expresó ayer preocupación por el incremento en 14 por ciento de la superficie de plantaciones de coca, que en 2016 llegaron a 23.100 hectáreas, tras haber registrado reducciones netas en los cinco años previos. En el trópico de Cochabamba, los sembradíos subieron en 1.200 hectáreas.

El informe detalla que "el 1 por ciento de la superficie de coca cultivada se detectaron en el norte de La Paz, donde subieron en 90 hectáreas, de 150 hectáreas en 2015 a 240 hectáreas en 2016", según EFE.

El 68 por ciento de los cultivos de coca en el país está en los Yungas de La Paz, donde se registró un aumento de 1.700 hectáreas, de 14.000 hectáreas en 2015 a 15.700 hectáreas en 2016, un crecimiento del 12 por ciento , publica Urgentebo.

El 31 por ciento de la superficie cultivada con coca está en el trópico de Cochabamba, donde los cultivos se incrementaron en 1.200 hectáreas, de 6.000 hectáreas en 2015 a 7.200 hectáreas en 2016, lo que representa un incremento del 20 por ciento .

Entre 2015 y 2016, los cultivos de coca subieron en 2.900 hectáreas, de 20.200 a 23.100 hectáreas, según el último Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca presentado ayer en La Paz por el representante de la UNODC en Bolivia, Antonino De Leo.

Con datos proporcionados por el Gobierno, el organismo también llamó la atención sobre la reducción de la erradicación de cocales ilegales en un 40 por ciento , ya que en 2015 se destruyeron 11.020 hectáreas y en 2016, solo 6.577 hectáreas.

De Leo expresó ante los medios que "las inversiones de tendencias en la superficie cultivada con coca y la erradicación y racionalización" de las plantaciones ilegales "son un factor de preocupación para la comunidad internacional".

Destacó que el Gobierno haya aceptado las recomendaciones y valorado la información del reporte para enfocar las tareas de destrucción de cultivos ilegales "en las áreas donde se registró el mayor crecimiento en 2016 y evitar la expansión" de las plantaciones a otras regiones y a áreas protegidas.

Esta posición fue expresada por el ministro de Gobierno, Carlos Romero, quien afirmó que estos resultados se deben a diversos factores, en particular a una decisión deliberada "de algunos actores locales de subir sus cultivos".



ERRADICACIÓN Con el objetivo de volver a lograr las tasas registradas en el quinquenio previo a 2016, Romero anunció que se dará prioridad a la erradicación en las zonas donde se registraron los mayores incrementos de cocales, en las que, según dijo, "es posible" que haya "algunas resistencias locales" a estas acciones.

Recordó que la elaboración de la nueva Ley General de la Coca, vigente desde marzo pasado y que amplía de 12.000 a 22.000 las hectáreas legales de coca en el país, generó presión, movilizaciones e, incluso, discursos "radicales" que se oponían a fijar límites para el cultivo de la planta.

"Existe una pugna de intereses, pero hay una decisión de Estado en sentido de que una ley que puede regir para muchas décadas tiene una superficie máxima y no significa que esa superficie máxima va a ser objeto de una negociación en términos de cuoteo", sostuvo.

Esa ley causó una reacción de preocupación en los organismos internacionales que cooperan en la lucha antidroga.



PRODUCCIÓN El informe de la UNODC también reveló que la producción potencial de coca en Bolivia se sitúa en 38.000 toneladas, un 17 por ciento más que lo registrado en 2015.

Los dos mercados legales para comercializar las hojas de coca, uno en La Paz y otro en Cochabamba, reportaron un volumen de solo 22.000 toneladas, igual al 58 por ciento del total, mientras que el restante 42 por ciento pasó por mercados "no autorizados" en el país.



PARQUES También se detectó que seis de las 22 áreas protegidas del país "han sido afectadas por el cultivo de coca", que alcanzó a 253 hectáreas en esas zonas, un 24 por ciento más que las 204 hectáreas registradas en 2015.

La UNODC ratificó la recomendación de que se haga un cálculo del potencial de cocaína que se produciría en Bolivia con sus volúmenes de coca y pidió incrementar los niveles de erradicación "a niveles de años anteriores para poder mejorar el control de cultivos ilícitos en el país".

Evo confía en la reducción

El presidente Evo Morales lamentó ayer el incremento de los cultivos de hoja de coca en Bolivia entre 2015 y 2016, y expresó su confianza en su reducción con la cooperación de los movimientos sociales, según ABI.

"Lamento mucho este último (informe) de 2015 a 2016 ha crecido un poquito más de 2.000 hectáreas, frente a otros países no es nada. Eso vamos a reducir en cualquier momento con participación de los movimientos sociales".

Añadió que en Colombia crece el narcotráfico, las plantaciones de coca de manera impresionante, y “donde están los gringos crece el narcotráfico".

Señaló que el combate al narcotráfico y el terrorismo es el "nuevo argumento" para vetar a presidentes de izquierda, aún sin pruebas.

Morales, quien se encuentra en Nicaragua, donde participa del XXIII Foro de Sao Paulo, se refirió al tema, tras condenar la instalación de bases militares con el pretexto de luchar contra el narcotráfico y el terrorismo en los países.