Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 31 de marzo de 2020
  • Actualizado 05:25

Zonas de riesgo en Tiquipaya fueron evidenciadas hace al menos nueve años

Personas siendo rescatadas de la mazamorra, en Tiquipaya. Foto: Dico Solís
Personas siendo rescatadas de la mazamorra, en Tiquipaya. Foto: Dico Solís
Zonas de riesgo en Tiquipaya fueron evidenciadas hace al menos nueve años

El antropólogo especialista en Planificación Territorial Augusto Delgadillo fue coordinador general del Plan de Ordenamiento Urbano y del Plan de Desarrollo Territorial de Tiquipaya. Sin embargo, el experto, en una entrevista con OPINIÓN en febrero de 2018, señaló que el mencionado plan no se logró aprobar, ya que “estaban más preocupados de consolidar su derecho propietario. Los loteados han estafado a mucha gente”.

Asimismo, la existencia de nueve barrios con casas ilegales y en riesgo a los lados del río Taquiña es un aspecto que ya se conocía desde el 2010.

Tras el desastre del 6 de febrero de 2018, Delgadillo aclaró que, aunque los vecinos tengan documentación aprobara, se trata de asentamientos irregulares, por ley, ya que muchas viviendas están emplazadas dentro de la franja de seguridad de 50 metros a los lados del río.

“En el plan se especificó cuáles eran las zonas de riesgo y el cálculo de los manzanos que estaban en esos sectores y en la franja de seguridad”, apuntó.

Para entonces se identificó entre los barrios más afectados Molle Molle, al igual que durante la semana pasada en el lado este del afluente, y Juventud Chilimarca al lado oeste, además de la OTB Chilimarca, Trojes y Villa Porvenir, así como una parte de la Ciudad del Niño.

Delgadillo explicó que, aunque las viviendas de estas OTB estén dentro de la franja de seguridad, “están aprobadas y tienen todo regularizado”.

El exdirector del Parque Nacional Tunari Carlos Espinoza aseveró que el lugar es donde se ha dado una de las mayores expansiones urbanas de la región metropolitana de Cochabamba, “de la manera más irresponsable y con la complicidad, en muchos casos, de instancias públicas que autorizan urbanizaciones, viabilidad y legalizan terrenos en ríos y franjas de seguridad”.

Enfatizó que cualquiera de los 39 ríos que bajan del Parque Tunari, en particular unos 12 que parecen ser los más críticos, en menor o mayor grado, “pueden provocar riadas con inundaciones y mazamorras desastrosas”, por el alto grado de vulnerabilidad en la que se encuentran las cuencas.

Hoy, después de dos años de las aseveraciones de estos profesionales, la tragedia tuvo lugar nuevamente afectando a las mismas viviendas de la zona de Molle Molle que en 2018.