Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 01:16

Villa Tunari lanza jengibre al mercado nacional; produce 1.100 quintales por semana

La Federación Yungas Chapare tiene más de 800 productores de esta planta medicinal que se emplea también como tratamiento preventivo del coronavirus, COVID-19.

Productores exponen el jengibre en la sede del sindicato Campo Vía, en Villa Tunari. ALCALDÍA VILLA TUNARI
Productores exponen el jengibre en la sede del sindicato Campo Vía, en Villa Tunari. ALCALDÍA VILLA TUNARI
Villa Tunari lanza jengibre al mercado nacional; produce 1.100 quintales por semana

La Alcaldía de Villa Tunari, en el Trópico de Cochabamba, hizo el lanzamiento de la planta medicinal del jengibre para el mercado nacional, resaltando sus propiedades en contra de enfermedades respiratorias, incluida el coronavirus, COVID-19, como un elemento que se emplea en jarabes y otros.

De acuerdo con los datos de ese municipio, el jengibre se cultiva en la zona desde los años 90; y en la actualidad, se producen 1.100 quintales por semana.

El jengibre, conocido también como kion o quion. Es una planta aromática, que tiene efectos saludables y curativos. Entre sus propiedades están que es un anti inflamatorio natural, que ayuda a combatir diversas enfermedades cardíacas, digestivas o respiratorias; por eso se utiliza como parte de las plantas medicinales contra el coronavirus. Pertenece a la familia de los tubérculos, y es una raíz con un sabor notablemente picante, lo cual lo convierte también en un buen condimento gastronómico.

La Federación Yungas del Chapare de Villa Tunari es la promotora. Tiene más de 800 productores en los sindicatos Chocolatal, Campo Vía, La Playa, Villa Esperanza, Banda Azul, Puntas Corani, Cristal Mayu y otros.

El ejecutivo de esta Federación, David Veizaga, informó que cada semana salen al mercado 1.100 quintales de jengibre desde esa zona, y uno de los productores mayoritarios es Campo Vía.

Uno de los pobladores de la zona, Milton Vargas, recordó que la producción comenzó en una zona denominada Vinto, cuando un hombre comenzó el cultivo sin que todavía se conozcan todos los beneficios. Luego, aquella persona traslado cultivos al sindicato La Playa. “Ahí producía, y empezó a valorizarse. Antes, el quintal costaba entre 30 y 50 bolivianos; luego 100, 120, 150; ahora está sobre los 700 bolivianos”.