Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de febrero de 2023
  • Actualizado 11:32

VIH y estigma: piden mejor trato; 40% de casos tiene de 15 a 24 años

Según los datos del Programa VIH/Sida del SEDES, existen más hombres que mujeres. Por otro lado, de 163 mujeres, 48 están embarazadas.
Autoridades de Salud y representantes de organizaciones de personas con VIH, este 30 de noviembre en el CDVIR. MELISSA REVOLLO
Autoridades de Salud y representantes de organizaciones de personas con VIH, este 30 de noviembre en el CDVIR. MELISSA REVOLLO
VIH y estigma: piden mejor trato; 40% de casos tiene de 15 a 24 años

“Todos estamos expuestos al VIH. No importa si eres hombre, mujer, lesbiana, bisexual; no importa si eres del campo o de la ciudad; si eres trabajador, obrero o un profesional. El VIH no discrimina. Generalmente son la sociedad y las personas mal informadas las que discriminan”. Tomás (nombre cambiado) es un profesional que vive en Cochabamba y que tiene VIH.

Hoy, 1 de diciembre, se conmemora el Día Mundial de Respuestas Sociales al VIH. El primer caso de VIH en Bolivia se registró en 1984. En Cochabamba, el primero fue en 1985.

En la actualidad, el estigma y la discriminación hacia esta población no se han superado. Entretanto, los pacientes positivos suman y, cada año, se registra un promedio de alrededor de 600 casos nuevos en el departamento. De esas personas, el porcentaje mayor corresponde a adolescentes y jóvenes.

LOS NÚMEROS

El responsable del Centro de Vigilancia, Información y Referencia (CDVIR) en Cochabamba, Cristian Gómez, informa que del total de casos acumulados desde 1985, un 34% corresponde a personas de entre 15 y 25 años, el 31% tiene entre 25 y 34 y el 21% tiene entre 35 y 49 años. Sin embargo, de los casos nuevos registrados en lo que va de este 2022, el 40% son adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años.

El responsable del Programa VIH/Sida del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Freddy Zambrana, detalla que los datos actualizados a octubre pasado dan cuenta de 509 casos nuevos en el departamento. Se trata de un 68% de varones y 32% de mujeres.

“Es un comportamiento que se ha venido dando desde hace muchos años, excepto que en algunas gestiones el género femenino tenía más casos”.

La vía más alta de transmisión es la sexual, más o menos en un 99%; y un 1% es por vía perinatal, de madre a niño.

Este año diagnosticaron a 163 en mujeres, de las cuales, 48 están embarazadas, se encuentran en diferentes zonas del departamento. Se hace énfasis en la necesidad de aplicar pruebas rápidas de VIH a mujeres gestantes.

Las estadísticas del SEDES reflejan un 61% de personas jóvenes, de entre 16 y 30 años de edad.

Respecto a la identidad de género, el 73% es heterosexual y el resto es de las diversidades sexuales.

El 92% de los casos se identificaron en fase VIH, es decir que son personas que pueden seguir una vida saludable cumpliendo con disciplina el tratamiento. Un 8% fue diagnosticado en etapa Sida; pero, también puede hacer tratamiento.

“Hay que seguir trabajando en la prevención, no nos queda otra”, sostiene Zambrana, resaltando la importancia de la educación sexual desde los niños.

LOS PACIENTES

Hace dos semanas, la Red Nacional de Personas con VIH – Sida (Redbol) conoció del caso de un joven con VIH en etapa Sida. Cuando acudieron a su casa, lo encontraron como dormido en el piso. La familia se oponía a llevarlo a un hospital, ya suponía su muerte, y quería evitar gastos.

La Redbol intentó ayudar; pero ya no se pudo salvar la vida de esa persona.

El representante departamental de Redbol, Marcelo Cartagena, recuerda que cuando se dan estos hechos, incluso ven temor en familiares y vecinos; no se acercan temiendo “contagios”. Aclara que el VIH no se contagia, sino que se transmite por vía sexual, perinatal o por transfusión de sangre.

En la actualidad el Programa VIH/Sida se mantiene fusionado con otras enfermedades infecciosas, lo que para Cartagena no es lo adecuado porque se limitan las gestiones para esta población. Piden una evaluación al Programa Nacional, para conocer los avances.

Los horarios de atención a los pacientes; a veces, el maltrato del personal de salud; la falta de laboratorios completos; la falta de chequeos médicos y otros son parte de una lista de demandas de los pacientes con VIH.

Ponderan, sin embargo, que en la actualidad el CDVIR cuenta con instalaciones más adecuadas que las anteriores.

Cartagena informa que una exigencia es la ampliación de horarios para los pacientes. Considera que la atención hasta media tarde no permite que muchos alcancen, por temas de trabajo o distancias, ya que existen pacientes de zonas rurales.

Zambrana expresa que trabajan en la posibilidad de brindar atención desde las 08:00 hasta las 20:00 horas. “Pero, todo depende de las gestiones que hagamos para conseguir más recursos humanos capacitados y que puedan prestar una atención a las poblaciones a las que nos debemos”, expresa.

También demandan que se cumpla con las revisiones médicas.

“Les tienen que ver si hay inflamación en los ganglios, ver los pulmones, alguna mancha en el cuerpo, que generalmente sucede; si tiene tos, fiebre, todo”, manifiesta Cartagena, quien explica que hay quienes aguardan hasta tres horas por la atención.

Gómez destaca que, por lo general, los pacientes acuden a recoger su tratamiento. Sostiene que en el CDVIR agendan citas médicas para controles cada dos o tres meses, además de seguimiento laboratorial y psicológico cada seis meses.

Aunque, existen quienes abandonan el tratamiento o no toman los medicamentos. Lamenta que la falta de aplicación, a veces, de pruebas rápidas y la falta de información para algunas personas repercuta en su salud y derive en Sida. Los pacientes que llegan a extremos, por una enfermedad oportunista, son internados en el área de Infectología, varios con riesgo de perder la vida.

“Eso sí, allá en el servicio Infectología hay una alta tasa de letalidad por Sida”.

Respecto a la dotación de medicamentos, el representante de la Redbol destaca que no existe carencia y que se hacen las entregas para los tratamientos mensuales con normalidad, al igual que la leche para los niños.

Además, los laboratorios también se realizan sin dificultad, ya que existe un convenio renovado con el Laboratorio de Investigación Médica (Labimed).

Gómez detalla que cuentan con equipos de laboratorio, de biología molecular, que todavía no fueron instalados porque resta acondicionar los ambientes en el CDVIR.

Por otro lado, aunque se capacita al personal de salud, las personas con VIH denuncian que atraviesan dificultades en diferentes centros de salud y hospitales del departamento. Cuando ocurre eso, intervienen instituciones como la Redbol.

“Todavía hay discriminación. Cuando nos enteramos, acudimos”, dice Cartagena.

A veces, el mal humor del personal repercute en el miedo de los pacientes, y algunos ya no quieren retornar.

El responsable del CDVIR conoce de los reclamos. Reconoce que existen inconvenientes con personal de salud, pero que no se puede generalizar. Compromete sus buenos oficios para trabajar en pro de un mejor trato.

Zambrana afirma que entre familiares y el entorno de los pacientes “las actitudes de estigma y discriminación siguen y casi no han cambiado”.

“El VIH no mata. Lo que mata, a veces, es la indiferencia de las autoridades, el estigma, la discriminación (…). No pedimos lástima, pedimos respeto. Somos personas que también aportamos al país”, reflexiona Tomás.