Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 15 de abril de 2021
  • Actualizado 02:58

Víctima de accidente de flota Carrasco tiene la columna "partida" y requiere ayuda

Genaro O. Está internado en el hospital Viedma desde el martes y no podrá volver a caminar, pero necesita que su columna sea fijada para al menos poder sentarse. Los tornillos deben ser comprados en una importadora y costarían al menos 1.500 dólares.
 
Familiares reclaman atención médica para heridos del accidente de Trans Carrasco. DICO SOLÍS
Familiares reclaman atención médica para heridos del accidente de Trans Carrasco. DICO SOLÍS
Víctima de accidente de flota Carrasco tiene la columna "partida" y requiere ayuda

Genaro O., unas de las víctimas del embarrancamiento del bus Trans Carrasco el pasado martes, está internado en el hospital Viedma desde el mismo día y tiene la columna divida en dos. Podría no volver a caminar pero necesita de una cirugía urgente para poder sentarse.

Así lo informaron desde el equipo de comunicación del hospital, además de explicar que la operación es urgente y requiere de, al menos, seis tornillos para poder unir las partes de la columna vertebral. El precio de las mismas podría alcanzar casi 1.500 dólares y deben ser solicitados en una importadora, ya que ni el Viedma ni el Seguro Universal de Salud (SUS) pueden brindar ese tipo de insumos médicos.

Además del severo daño en la espalda, Genaro sufrió traumatismo craneoencefálico, fractura en el antebrazo derecho y daños en la parte derecha del tórax, según detalló Fernando Romano, del equipo de comunicación del Viedma.

Añadió que la familia se encuentra sin saber qué hacer, pues manifestaron que no tienen los recursos para la cirugía de este jefe de familia, cuya esposa y dos hijos también resultaron heridos en el mismo accidente en la zona del Cañadón, la madrugada del martes con un saldo de 22 muertos.

Genaro viajaba con su esposa, su madre y dos de sus cinco hijos al Trópico. Sus niños se encuentran fuera de peligro; uno de ellos tiene un golpe en la cabeza, pero ya se encuentran en su casa.

En un anterior contacto con OPINIÓN, sus familiares informaron que dos mujeres de la misma familia están estables, pero siguen hospitalizadas en la clínica Arébalo de Sacaba. En cambio, Genaro que, en su criterio, es el que está más grave no ha recibido la debida atención médica en el Instituto Gastroenterológico Boliviano Japonés, donde fue trasladado tras el accidente.

“Él está más crítico porque tiene la espalda partida en dos, no puede ni moverse y nos han pedido unos tornillos, pero no tenemos recursos económicos. La empresa de transporte no ha activado el SOAT, según nos dicen y no sabemos qué hacer o a dónde recurrir”, denunció uno de sus parientes.

Acotaron que el hospital les hizo conocer que su deuda asciende a 18 mil bolivianos, hasta el miércoles. “Lamentablemente, esa suma irá subiendo y nosotros no sabemos de dónde sacar porque somos una familia de escasos recursos económicos. Necesitamos que nos den razón de lo que va a pasar y quién asumirá los gastos médicos de mis familiares, estamos muy preocupados porque ni juntando, entre nosotros, podemos alcanzar a ese monto”.

La familia señaló que los cinco niños, de entre tres y 11 años, están desesperados y preguntan por sus padres. “Pedimos que Genaro reciba la atención adecuada porque tenemos miedo, él tiene cinco hijitos que lo esperan en casa. Pedimos ayuda para su recuperación”, dijo la familiar.