Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:06

Veinte advocaciones marianas estarán en la festividad de Urcupiña

Las imágenes que llegaban del exterior no podrán estar debido a los contagios de la COID-19 y los problemas económicos que aquejan.
La llegada de las advocaciones marianas, antes de la pandemia. DICO SOLÍS
La llegada de las advocaciones marianas, antes de la pandemia. DICO SOLÍS
Veinte advocaciones marianas estarán en la festividad de Urcupiña

El 13 de agosto se tiene prevista la llegada de al menos veinte advocaciones marianas a la festividad de la Virgen de Urcupiña, cuya misa central será a las 11:00.

Este año, a diferencia de pasadas gestiones, no estarán presentes las advocaciones de otros países como los de Argentina que llegaban cada año, debido a los contagios de la COVID-19, pero también por la crisis que se vive en el país vecino.

"Hay varias causas que están incidiendo en esto (de la visita de las advocaciones), uno es el tema económico, tras la situación de la pandemia, que todavía genera mucho temor en especialmente en quienes desean visitar, porque la mayor parte de la gente que viene con las imágenes es de la tercera edad. Entonces, siempre hay un mayor temor al contagio", explicó el vocero del templo de San Ildefonso, Juan Carlos Molina, a la Red Uno.

Indicó que la mayor parte de las advocaciones que estarán serán de las provincias de Cochabamba, sobre todo del Valle Alto y Bajo.

El municipio también se alista para toda la actividad que ya se hace masiva, pues muchas personas llegan a ser parte de las celebraciones. De este modo, en el recorrido de la entrada que se realizará el 14 de agosto colocarán puestos en los que se tomarán las pruebas antígeno nasal, "las personas que acudan a los lugares de toma de antígeno nasal y sean positivas se les va a hacer la entrega de un kit de medicamentos, obviamente, haciendo lo que es lo otro, la contención", explicó el secretario de Salud de Quillacollo, Carlos Loayza.

También la Intendencia procede a hacer cada día las inspecciones en los alojamientos, ya que muchas personas llegan del interior del país. Lo que más revisan son las sábanas y los colchones y, si están en mal estado, procede a decomisarlos y sancionar, indicó el intendente, Antonio Ferrufino a la Red Uno.