Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 22 de octubre de 2020
  • Actualizado 17:13

Vecinos no tienen comida y Punata rompe la cuarentena rígida

En el centro punateño y en el Barrio Chino hubo gran afluencia de gente y de vendedores. El director de Desarrollo Humano asegura que se cumple con los controles, pero son burlados por los pobladores.
Vendedores y compradores circulan por el centro de Punata. CORTESÍA G.P.
Vendedores y compradores circulan por el centro de Punata. CORTESÍA G.P.
Vecinos no tienen comida y Punata rompe la cuarentena rígida

La noche del domingo, un grupo de vecinos salió a protestar a las calles en un sector de Punata, golpeando sus ollas reclamaban poder salir ya que muchos no tenían qué comer y cuestionaron a la Alcaldía por no colaborar con el abastecimiento. 

Esta mañana la gente salió a las calles, unos a comprar, otros a vender, pese a que el municipio está en cuarentena rígida por ser de alto riesgo ante la COVID-19. El director de Desarrollo Humano de la Alcaldía, Gustavo Guzmán, dijo que el municipio cumple con trabajo de control, pero no es fácil porque la población ya no quiere estar en su casa y muchos no comprenden la importancia de la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus.

“Los dirigentes se reparten (los alimentos), no nos llega”, dijo uno de los vecinos que salió la noche del domingo. “Del Trópico han traído, ¿dónde está?”, reclamaba otra. Una patrulla militar llegó al lugar y uno de los soldados intentaba razonar con los vecinos para que se fueran a sus casas. “No es la manera, se están poniendo en riesgo”.

El Director de Desarrollo Humano informó que la Alcaldía hizo varias campañas para la entrega de alimentos, pero es difícil abarcar a todos debido a la limitada capacidad económica del municipio.

El artículo 5 de la Ley Municipal 262, del 9 de mayo, que establece en condiciones de riesgo alto al municipio, señala que el abastecimiento móvil de productos de la canasta familiar continuará con base en un cronograma establecido por la Alcaldía que debe ser difundido por los medios de comunicación.

Esta mañana, en el centro de Punata, había comercios abiertos, vendedoras de alimentos en puestos callejeros y gran afluencia de gente, unos con  barbijos y otros no. En la zona del Barrio Chino, la actividad era normal. Guzmán aseguró que la Alcaldía y la Policía cumplen con el patrullaje y los recorridos de control, pero al escuchar las sirenas, los vendedores se esconden y después vuelven a salir. “No podemos estar detrás de cada uno, es importante que la población coadyuve, quisiéramos que tome conciencia. No son todos, no podemos generalizar. Hay gente que viene a los bancos de Villa Rivero, San Benito, Arani, es gente también del área rural que no conoce el cuidado que hay que tener”.

FERIA PROHIBIDA Guzmán informó que la feria de los martes, la más grande del Cono Sur y el Valle Alto, queda prohibida y el control para evitar el asentamiento de vendedores comenzará a la medianoche con apoyo de militares y policías. “Esta noche no ingresará ningún vehículo, vamos a ser estrictos. Van a funcionar los dos mercados pequeños, pero no permitiremos vendedores cerca”.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad